miércoles, 25 de mayo de 2016

Televisa vs Netflix, todo que perder.



Televisa y TV Azteca presentaron millonarias pérdidas a lo largo de 2015, Televisa de más del 35%, mientras que Netflix aumentó su negocio en nuestro país en más de un 157%, en el mismo período.

Armando Enríquez Vázquez.

Cuando a finales de febrero se anunció el lanzamiento de la plataforma de Televisa para internet, la cual tiene un absurdo nombre: Blim, lo que me llamó la atención no fue la tardía, pero esperada reacción de la empresa de televisión que arrogantemente cree llevar la vanguardia en materia de entretenimiento en nuestro país, lo que realmente me sorprendió como a muchos medios de comunicación tradicionales y virtuales fue la violencia con la que la gente reaccionó para remarcar con memes su opinión sobre la nueva propuesta de Televisa y sobre la calidad de las propuestas de dicha empresa.
Esa misma semana se publicaron, también, datos que no extrañan a nadie que sepa del negocio de contenidos de entretenimiento, aunque curiosamente haya sorprendido a los ciegos, sordos y prepotentes directivos de la empresa de Azcárraga Jean, quienes a lo largo de los últimos años se han negado a ver la evolución del negocio, que hoy los ha pillado con los dedos en la puerta. Televisa y TV Azteca presentaron millonarias pérdidas a lo largo de 2015, Televisa de más del 35%, mientras que Netflix aumentó su negocio en nuestro país en más de un 157%, en el mismo período.
Así mismo resultan reveladores los nombres con los que Televisa decidió bautizar a sus productos; Izzi, un supuesto relanzamiento de Cablevisión y ahora Blim, es obvio que a Televisa le urge separarse lo más posible de la marca que Emilio Azcárraga Milmo creó, por todas las connotaciones negativas que tiene para millones de mexicanos. Ambos nombres parecen tristemente salidos de una mente publicitariamente primitiva y con ciertas taras mentales, que quiere atraer a niños muy pequeños o de una serie de ejecutivos que piensa igual que el fundador de la empresa; que sus productos son para jodidos.
La oferta de Blim de acuerdo con su página no puede ser más pobre, llena de las mismas telenovelas y sitcoms mediocres de la empresa, ofrece además en exclusiva un pequeño número de series originales como la versión de la empresa de la serie española Gran Hotel y otra llamada Burocratas. Televisa no ha descubierto aun que vivimos en un mundo globalizado, que Internet y más en un negocio de contenidos no puede ser ya regional, ¿Quién habría de querer ver un remake de Gran Hotel de Antena Tres, cuando puedo acceder a la serie original en Internet? Evitando los mediocres y moralinos parámetros de una empresa manipuladora como Televisa, El Dandy es una serie pasable, pero jamás será Narcos. Televisa ha sido rebasada en todos los sentidos por las empresas más importantes del ramo en el mundo de habla hispana, incluso las series de Canal Once han sido más atrevidas, divertidas e innovadoras que cualquier cosa que se haya producido en San Ángel o Chapultepec. Hace muchos años, desde que Televisa decidió apostar por series argentinas, españolas y brasileiras, que sus contenidos dejaron de ser originales.
Mientras que Netflix planea una inversión multimillonaria para producir en 2016 a lo ancho y largo del mundo. Reed Hastings dueño de la empresa distribuidora y productora de contenidos más importante del mundo declaró a principios de este año su intención por llevar a Netflix las mejores historias de todo el mundo. Televisa acostumbrada a poner las reglas de la televisión mexicana desde que Luis Echeverría le regaló los canales 4 y 5 a El Tigre a cambio de su lealtad en la manipulación informativa, es incapaz de ver o entender la diferencia entre la televisión lineal que se produce en sus foros con las nuevas plataformas que necesitan una mayor y más variada producción, como tampoco parece comprende a las nuevas audiencias y carece de conocimiento de los perfiles de las audiencias internacionales que también tienen acceso a Internet. Ser el tuerto en tierra de ciegos, no los va a hacer reyes de aquellos que ven con ambos ojos.
Clarovideo, una empresa con muchos más recursos que Televisa, y no ha podido competir con Netflix, por razones similares a pesar de tener ya más años en el mercado.
Muy probablemente la campaña que Televisa haga de Blim en televisión será tan poco relevante, como la de Izzi, empresa de la cual sólo se escuchan peores quejas que aquellas en contra de Telmex en su momento. Los espectaculares y carteles en estaciones de Metrobús ya están y no tienen nada que haga atractiva a la nueva plataforma. Blim a pesar de su raquítica oferta es el servicio más caro de los disponibles en nuestro país. A pesar de su fracaso inicial y a los ajustes de precios Blim continúa siendo un servicio caro a comparación de Clarovideo y con una oferta más pobre que la distribuidora de contenidos de Slim.
No va ser extraño que en los próximos meses, tanto Amazon TV, como Hulu comiencen a poner en los mercados latinoamericanos su oferta de entretenimiento, ya que qué el mercado en español es uno de los más interesantes. Pronto veremos a las principales cadenas de entretenimiento moverse a Internet combinando sus paquetes de televisión de paga, los cuales poco a poco se volverán obsoletos. Fox y HBO son las primeras cadenas en ofrecer programación en Internet con Fox Play y HBO On Demand. Fox, por su parte, ha reconocido a los distribuidores de contenidos como Netflix como sus grandes aliados y no a la televisión de paga.
En cuanto a TV Azteca no ha hecho mayores anuncios al respecto, pero algo prepara no en vano hicieron cambios en las áreas de producción y programación a finales del año pasado.
Ni que decir o esperar de la supuesta tercera cadena nacional de televisión abierta de Olegario Vázquez Aldir que arrancará entre el verano y el otoño de este año con la nula credibilidad de una empresa que sin aviso alguno abandonó a sus audiencias y a sus clientes al cerrar de manera sorpresiva la señal del canal 28 en octubre del año pasado. La gente de Imagen llega tarde, muy tarde a la televisión abierta y cuando quieran llegar a una plataforma de entretenimiento en Internet, habrán de remontar en un mercado que se desarrolla mientras el empresario de hoteles y hospitales y sus asesores viven aún en el siglo pasado.
No deja de ser interesante el panorama, los nuevos jugadores que pueden surgir, pero siempre habrá que ver como Televisa y TV Azteca enfrentan un nuevo mercado que crece día a día y obliga a una competencia real a la que no están acostumbrados.

publicado en roastbrief el 29 de febrero de 2016