martes, 12 de julio de 2016

Penny Chenery y la triple corona.




En el mundo de los deportes, uno de los más excluyentes para las mujeres como el de las carreras de caballos y sin embargo, esta mujer forjó una de las historias más memorables dentro de él. 
Armando Enríquez Vázquez.
El hipismo es un deporte de grandes contrastes, por un lado, grandes y legendarias carreras de caballos como el Derby de Kentucky, donde se dan cita la crema y nata de una rancia aristocracia. Mientras que en el otro extremo están todos aquellos que, con la esperanza de volverse millonarios con un boleto de apuesta, viven una felicidad efímera que dura las distancia que los caballos recorren a todo galope bajo el fuete del jockey o jinete, fomentando su propia ludopatía.
En ese mundo de jinetes, entrenadores de caballos, dueños de cuadras, casi todos ellos hombres, una de las grandes leyendas en la historia del deporte la forjó una mujer; Helen Bates Chenery, mejor conocida como Penny Chenery. Chenery nació en una familia pudiente en New Rochelle, Nueva York el 27 de enero de 1922. Su padre Christopher Chenery, amaba los caballos y con las ganancias de sus negocios compró una propiedad que transformó en un establo y criadero de caballos de carreras, en el estado de Virginia. El nombre con el que Christopher Chenery bautizó el establo de caballos de pura sangre fue el de Meadow Stable.
Chenery idolatró a su padre desde su más tierna infancia y por extensión compartió desde su infancia el amor de su padre tenía por los caballos. Penny aprendió a montar desde los cinco años de edad. Estudió historia de Estados Unidos, al finalizar sus estudios universitarios comenzó a trabajar para una de las empresas dedicadas a fabricar artículos de guerra para el desembarco de Normandía, después en 1945 se enroló como voluntaria en la Cruz Roja y viajó a Francia, a su regresó, un año después, a Estados Unidos y bajo el exhorto y ayuda económica de su padre, Penny estudió administración en la Columbia Business School. En 1949, se casó y se mudó a Denver, Colorado donde vivió los siguientes 19 años de su vida.
En 1968, Christopher, su padre enfermó y quedó incapacitado para hacerse cargo del criadero de caballos. Penny, de 46 años de edad, con el voto de confianza a regañadientes de su hermano y el apoyo en materia administrativa de su hermana se hizo cargo del establo y durante los años finales de la década de los años sesenta y principios de los setenta mantuvo el establo funcionando, pero adquiriendo una gran cantidad de deudas. Finalmente, Christopher Chenery murió en 1972. Los hermanos querían vender la propiedad, pero Penny apelando al nombre de su padre les pidió una última oportunidad.
En esa época estaba criando a cuatro hijos, era una mujer activa en mi comunidad y estaba aburrida hasta el cansancio. La oportunidad de hacer algo que representaba un reto, y además la suerte de poseer un buen caballo, era muy emocionante. Era el momento perfecto. En ese momento tenía 50 años y quería que las mujeres fueran conscientes de que se podía en realidad hacer algo importante con la segunda parte de su vida. Declaró Chenery en una entrevista.
Para los criadores de caballos pura sangre en Estados Unidos existen tres carreras de gran importancia y que juntas son conocidas como la triple corona. Estas carreras son: El Preakness Stakes, el Belmont Stakes y el Derby de Kentucky. En 1972, el establo de Penny ganó dos de estas carreras; el Derby de Kentucky y el Belmont Stakes, con un caballo llamado Riva Ridge. Riva Ridge ayudó a pagar las enormes deudas de la familia Chenery con la hacienda pública de Estados Unidos. Otro logro ese año fue que el caballo de dos años Secretariat fue nombrado el caballo del año en Estados Unidos dentro de los de su clase, pero fue al año siguiente que Penny Chenery y su Meadow Stable lograron un lugar en la historia del hipismo norteamericano. Secretariat ganó la triple corona. Algo que no había sucedido en 25 años, desde que en 1948 Citation, obtuvo las tres gemas de la corona.
Penny Chenery se involucró de tiempo completo con el entrenamiento y desarrolló de Secretariat. Chenery se convirtió de pronto en la figura más importante en el mundo de la hípica y los pura sangre en Estados Unidos. En 1972 y 1973 cinco de las seis carreras de caballos más importantes en la unión americana habían sido ganadas por dos excepcionales caballos de su cuadra.
De 1976 a 1984 Penny Chenery fungió como la presidenta de la Asociación de Dueños y Criadores de Pura Sangre en Estados Unidos. En 1983, junto con otras dos mujeres, se convirtió en el grupo de tres mujeres en ser las primeras admitidas en el Jockey Club. En 1992, Penny Chenery crió un nuevo caballo excepcional Saratoga Dew, que fue el primer caballo nacido en Nueva York que ganó el premio Eclipse.
Penny Chenery es miembro del salón de la fama del hipismo norteamericano. En 2010, Disney produjo una película llamada Secretariat para hablar del caballo y de la mujer excepcional que lo crió. Secretariat fue sacrificado el 4 de octubre de 1989, tenía 19 años de edad.
Penny Chenery vive y tiene 89 años de edad.

publicado en mamaejecutiva.net el 2 de julio de 2016
imagen kdhamptons.com