miércoles, 15 de abril de 2015

La voz electrónica de la democracia.




Contra la voz autoritaria de los gobiernos y la mediocre y sumisa de los medios, esta el poder democrático del Internet.

Armando Enríquez Vázquez

Si algo es claro en los tres años de gobierno de Enrique Peña Nieto es la fuerza que han cobrado las redes sociales como voz de la ciudadanía.
Alejadas de los medios clásicos acechados por la censura y coerción sin las que el PRI no sabe gobernar, las redes sociales se han convertido en una molestia para el gobierno federal, que ha contratado huestes de jóvenes dispuestos a tuitear, o crear comentarios en otras redes sociales a toda velocidad y en masa para desvirtuar el esfuerzo ciudadano de crítica o denuncia a un gobierno ciego y autoritario.
El pasado 17 de marzo el periodista Alberto Najar publicó en BBC Mundo un artículo acerca de cómo operan estos empleados del gobierno federal o del PRI, en específico en los últimos casos de indignación ciudadana como lo han sido Ayotzinapa y el despido de Carmen Aristegui, y a los que se les conoce como Peñabots.
La existencia de estos llamado Peñabots está más que documentada, incluso desde los momentos finales de la campaña por la presidencia en el 2012.
Pero el hartazgo de los ciudadanos, ante la impunidad y la corrupción del sistema político mexicano, puede mucho más que los burdos mecanismos del gobierno para hacernos creer que todo está bien. El caso más reciente es el del titular de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), quien fue fotografiado y expuesto en las redes sociales haciendo uso indebido de un helicóptero de la Comisión. Tristemente tanto el vocero de la presidencia como el secretario de la función pública salieron en defensa del funcionario de CONAGUA. Lo que no impidió que el funcionario terminara renunciando a su puesto.
El caso de David Korenfeld no es el primero, ni el único en ser denunciado y expuesto en redes sociales por los ciudadanos y seguramente no será el último, A lo largo del sexenio han sido las redes sociales las que han hecho más cambios al gabinete que el presidente. La fuerza de estas es mayor que el servilismo de los funcionarios que es de lo que está cansada la ciudadanía.
El desconocimiento de la fuerza de las redes sociales lleva a casos como el siguiente.
El 27 de marzo pasado el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra),  Rodrigo Alpízar Vallejo, tras pedir al presidente Peña Nieto el acabar con el círculo vicioso que crea hoy la burocracia del estado, tuvo una frase desafortunada refiriéndose a las redes sociales de las que dijo: el civismo y el amor por México no se enseñan en Facebook. Refiriéndose a las innumerables criticas que el gobierno ha recibido a lo largo de esta administración y oposición a ellas.
Sin duda el dirigente de los industriales está en lo correcto; la razón de existencias de las redes sociales no se encuentra en la enseñanza, lo que Alpízar es incapaz de ver o denunciar es que los reclamos y acusaciones en las redes sociales, demuestran el amor por México de los cibernautas y la falta de civismo por parte de los organismos o funcionarios evidenciados.
La democracia se encuentra en un momento de evolución en el que la participación ciudadana dentro de una democracia no se limita a participar en una jornada electoral. La democracia siempre ha ido mucho más allá de emitir un voto, pero en nuestros días los ciudadanos podemos exigir y recordarle a los funcionarios electos y más a aquellos designados por los primeros, que este es un país plural y donde a pesar de lo que nos quieran hacer creer a todos; ellos son una minoría.
Los partidos y gobernantes tendrán que aprender a vivir bajo las condiciones sociales que plantea la existencia de Internet y las redes sociales, porque además contrario a lo que acostumbraban los priístas al bloquear toda información negativa de sus gobiernos publicada en medios internacionales, hoy eso no es posible y esta misma semana nos hemos enterado por medio del Financial Times, como en Inglaterra comienza ya hablarse del despeñadero económico de nuestro país.
Lo mismo debe suceder con organismos que presumen de transparencia a pesar de la opacidad que los rige. Durante los primeros días de la semana el hashtag quítenle el registro al verde, se convirtió en trending topic a nivel internacional. Un gran número de mexicanos está harto de los abusos y violaciones de la ley electoral que este organismo político ha hecho, así como de su cinismo al continuar cometiendo estas violaciones a cambio de multas que pretenden solventar por medio de un préstamo bancario, pero estamos igual de hartos de la pasividad y complicidad del INE y de sus consejeros que responden a los intereses de los partidos políticos antes que a los de la ciudadanía. El Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, se ha limitado a responder que se actuará conforme a la ley, pero si aclarar que amerita un partido para perder su registro. ¿Sí lo que el Partido Verde ha hecho en cuanto a la violación impune de la ley electoral no merece la perdida de registro? necesitamos saber que es necesario para perderlo en este supuesto estado de derecho.
Por su parte el PAN, nacido más de la pugna electoral qué del anhelo por la transparencia y como respuesta directa a la censura del INE a sus comerciales que cuestionaban los enriquecimientos ilícitos de miembros del PRI, ha abierto un portal de Internet para que la gente denuncie hechos de corrupción, ahora, claro que el PAN debe estar listo para recibir en ese sitio denuncias en contra de miembros de su partido también. Pues existen panistas con cierta avidez por el dinero antes que por los intereses de la ciudadanía.

Está claro que las redes sociales son hoy la voz que desde hace décadas esperaba la ciudadanía para manifestarse en contra de los abusos de poder por parte de los partidos, los funcionarios y servidores públicos, y están destinadas a convertirse en un verdadero congreso que consense el sentir ciudadano frente a las políticas de estado, en teoría un elemento con el que no contaba la democracia pero que puede hacer a la ciudadanía más participativa y activa dentro del que suponemos es el mejor sistema de gobierno.

publicado en blureport.com.mx el 10 de abril de 2015.
imagen: deathtoStock.com