viernes, 10 de abril de 2015

Lyle Alzado los esteroides destruyen.




Darth Raider, uno de los más agresivos defensivos en la historia de la NFL, pasa desapercibido por haber consumido drogas que a la larga lo llevaron a la muerte.
Armando Enríquez Vázquez.
Dicen que uno debe hacer lo que le corresponde y el destino hará el resto. Así parece que fue la llegada de Lyle Alzado a la NFL. Lo que no fue parte del destino fue su fiereza en el juego, la forma violenta con la que pasó a la historia y que no era mucho de su personalidad si no de las adicciones que adquirió en el juego.
Lyle nació en Brooklyn el 3 de abril de 1949. Su padre mitad español, mitad italiano era un hombre violento que decidió abandonar a la familia cuando Lyle estaba en la preparatoria. Había sido dueño de una tienda de pintura y de un bar, pero Lyle lo recordaba como un alcohólico, peleador callejero. Su madre, de origen judío, encontró empleo como dependiente de una tienda de flores.
Lyle Alzado no se destacó durante sus años en la preparatoria como un buen jugador de futbol americano y por lo tanto ninguna Universidad se interesó por él. Además Lyle fue un adolescente problemático, bravucón y peleonero que terminó en más de una ocasión en una celda de la prisión de la sección latina de Harlem por robar automóviles. Alzado terminó jugando en una pequeña universidad de Texas, llamada Kilgore, de donde fue expulsado. Entonces Lyle consiguió un puesto para Jugar en una universidad en Dakota del Sur llamada Yankton. Yankton cerró sus puertas en 1984 y Lyle Alzado es el único jugador de esa universidad en haber jugado en la NFL.
Lyle nunca hubiera llegado a la NFL de no haber sido por un incidente automovilístico que jugó en su favor. En 1970, Stan Jones asistente del entrenador en jefe de los Broncos de Denver, Lou Saban, se encontraba haciendo un viaje de scouting para conocer prospectos que fueran interesantes para el equipo de Denver. Su automóvil se descompuso en el pueblo de Butte en Montana y para no perder el tiempo mientras su auto era reparado llamó al Tecnológico de Montana y pidió poder ver las películas de sus juegos, para ver si había algún jugador que pudiera interesarle, Pero en el juego por el Tazón de cobre, disputado entre el Tecnológico de Montana y Yankton, lo que más llamó la atención de Jones fue un jugador de Yankton que no dejaba de aparecer en todas la jugadas y su efectividad. Jones se dio a la tarea de encontrar el nombre del joven que no era otro que Lyle Alzado.
En 1971, Lyle fue la cuarta selección colegial de los Broncos de Denver y esa misma temporada debido a la lesión que sufrió Pete Duranko, titular en un juego de pretemporada, Lyle tomó su lugar y se convirtió a partir de su primer encuentro en jugador titular de los Broncos. Alzado no sólo se convirtió en titular sino que se volvió el jugador más querido y reconocido de la escuadra. En una encuesta realizada a mediados de los años setenta entre estudiantes de preparatoria de Denver, en la que se preguntó ¿A qué jugador de los Broncos te gustaría conocer? Mientras doce muchachos contestaron que al corredor estrella del equipo; Floyd Little, setecientos estudiantes respondieron que a Lyle Alzado.
Lyle era una celebridad dentro y fuera del campo. Los domingos brillaba como uno de los jugadores más rudos del momento y entre semana se dedicaba a diferentes obras y organizaciones dedicadas a niños y jóvenes con diferentes males. Lyle fue parte crucial de la defensiva 3-4 de Denver que se conoció como Orange Crush y que enfrentó a Dallas en el Superbowl XII en el que los Broncos perdieron por marcador de 27 a 10.
En 1979, Alzado comenzó a tener dudas sobre su carrera como futbolista y firmó una pelea en contra de Mohamed Ali. La cual se celebró el Estadio de la Milla en Denver el 14 de Julio. Alzado perdió, pero el hecho de que estuviera dispuesto a arriesgar su físico boxeando, puso a los dueños de los Broncos a pensar y mejor intercambiaron a Lyle a los Cleveland Brown.
Alzado jugó dos años con los Brown y formó parte del equipo que en 1980 se conoció como los Kardiac Kidz y que quedaron a unos minutos de llegar al Superbowl.
En 1981, una vez más Lyle cambió de equipo. Esta vez con los Raiders que también se acababan de mudar a Los Ángeles. Alzado ganó por fin su anillo de Superbowl cuando los Raiders apalearon a los Pieles Rojas de Washington por 38 puntos contra 9 en el Superbowl XVIII. La afición lo llamó entonces Darth Raider y su compañero Howie Long lo apodo Three Mile Lyle, haciendo referencia a la planta nuclear que había estado a punto de causar una desgracia en Estados Unidos y a la explosividad del defensivo.
Alzado se retiró en 1985, una lesión en el tendón de Aquiles. Intentó regresar a jugar en 1990, pero en el primer juego de la pretemporada se lesionó la rodilla y decidió retirarse definitivamente.
En 1991 se le detectó un tumor en el cerebro y entonces Lyle decidió hacer pública su adicción por los esteroides y su consumo de hormona humana del crecimiento. Existen dos tipos de la hormona, uno artificial y otro natural que se obtiene directo de cadáveres, este último era el que utilizó Alzado durante sus años de adicción. El uso y abuso de estas substancias inició en 1969 y continuó durante toda su carrera como profesional. Primero de manera oral y más tarde inyectada. En una entrevista concedida a la revista Sports Illustrated Lyle confesó que su adicción no solo era física sino psicológica también. Comentó también que más del noventa por ciento de los jugadores que él conocía eran adictos a los esteroides. Lyle Alzado llegó a gastar más de treinta mil dólares en un año en esteroides y hormona del crecimiento. Lyle admitió sus cambios de humor, su irritabilidad y constante exaltación que lo hacían ser tan violento dentro del juego de campo y en la vida común.
Ahora mírenme. He perdido el cabello, camino de manera tambaleante y tengo que aferrarme de alguien como apoyo. Tengo problemas de memoria. ¿Cuál es mi último deseo? Qué nadie más muera de esta forma.

Lyle Alzado murió el 14 de mayo de 1992 a los cuarenta y tres años de edad.

imagen; ustoday.com