martes, 2 de agosto de 2016

George Lerner; jugando con la comida.




Uno de los juguetes más populares de todos los tiempos empezó su historia como un premio en las cajas de cereal.
Armando Enríquez Vázquez
En 1949, un diseñador gráfico neoyorquino desarrolló y patentó un juguete que consistía básicamente en una serie de partes que representaban ojos, narices, bocas que tenían una parte punzante y se podían clavar en cualquier fruta o vegetal. Su nombre George Lerner, quien nació 27 años antes en Brooklyn. En la década de los años cuarenta George Lerner, junto con un amigo Julius Ellman, fundó una empresa a la que llamó The Lernell Company uniendo los nombres de ambos socios, pero el invento y desarrollo del juguete fue responsabilidad única de Lerner, como siempre lo reconoció Ellman.
Sin embargo, acabada la II Guerra Mundial y dos décadas después de la gran depresión económica, los fabricantes de juguetes no querían apostar en un juguete que necesitaba para construirse un vegetal fresco, pues la percepción de los consumidores podía darle una connotación negativa al juguete al asociarlo con desperdicio de alimentos, por lo que más de un fabricante de juguetes rechazó la idea de Lerner. Sólo una empresa dedicada a la fabricación de cereales estuvo dispuesta a invertir en el juguete y ponerlo como un premio dentro de las cajas de su cereal. Esta empresa le pagó a Lerner cinco mil dólares por los derechos del juguete.



Lerner no se detuvo al ver su inventó en el mercado como un extra en una caja de cereal. Siguió tratando de vender el producto. Un día de 1951, Lerner se entrevistó con Henry Hassenfeld y su hijo Merrill, Henry y su hermano Hillel eran hombres de negocios y habían fundado una empresa dedicada primero a las sobras de textiles y más tarde artículos escolares y algunos juguetes. Esta empresa llamada Hasbro, no había tenido aún un éxito que los diferenciara de muchas otras. Merrill acaba de unirse a la empresa cuando ocurrió la reunión con Lerner. La presentación de Lerner de su inventó, se limitó a dejar sobre la mesa de juntas, las piezas de su invento y una papa. De inmediato Merrill se puso a clavar las partes sobre la papa, rápidamente le vio el potencial al juguete de Lerner.
El entusiasmo de Merrill llevó a su padre a considerar el producir el producto, pero, primero había que recuperar los derechos de la empresa fabricante de cereales, lo cual consiguieron por siete mil dólares, dos mil más que lo que recibió George Lerner y después tras una rápida negociación Hassenfeld le ofreció a Lerner el pago de regalías del 5% en cada paquete de piezas vendido. Así nació Mr. Potato Head o como lo conocemos en México el Señor Cara de Papa. El Señor Cara de Papa fue el juguete que lanzó a Hasbro al éxito y durante muchos años su producto estrella.
En 1952, Hasbro, decidió hacer un comercial de televisión para anunciar el lanzamiento del Señor Cara de Papa. Este fue el primer comercial de televisión de un juguete y el primero que estaba totalmente dirigido a los niños. El anuncio proclamaba al Señor Cara de Papa como el mejor amigo de niños y niñas, y el par de infantes que protagonizan el comercial expresan su deseo de tener el juguete.



En su primer año de ventas El Señor Cara de Papa vendió un millón de cajas con las partes para hacer de cualquier vegetal un juguete. La caja contenía 30 diferentes partes incluyendo un cuerpo, ojos, narices, bocas, una pipa, sombreros y piezas de fieltro que eran diferentes tipos de vello facial. Rápidamente Lerner creó nuevas partes y una nueva caja con diferentes piezas salió a la venta.
Los años sesenta trajeron en Estados Unidos una legislación más estricta en cuanto a los juguetes, al tamaño de las piezas y lo romo de sus terminaciones. Asimismo, la preocupación de muchos padres de familia de tener alimentos en estados de descomposición rodando por la casa llevó a Hasbro a, por una parte, modificar las piezas del juguete haciéndolas más grandes, menos filosas y más redondeadas en sus terminados, y por otra, a incluir dentro del paquete del juguete una papa de plástico con orificios para las partes.
A lo largo de su existencia el Señor Cara de Papa no ha estado solo. En 1953, Hasbro puso a la venta a los primeros miembros de la familia, La Señora Cara de Papa, un hijo llamado Spud (un sinónimo en inglés de papa), y una hija llamada Yam (camote) y por si eso fuera poco, amigos como Katie la zanahoria, Pete el pimiento, entre otros.



El Señor Cara de Papa es uno de los juguetes clásicos del siglo XX que encontró su máximo homenaje cuando apareció en la película Toy Story, aunque el personaje, icono de Hasbro, ya había figurado en importantes eventos de tipo social; en 1987 el Señor Cara de Papa entregó a la sociedad contra el cáncer su pipa.
A la fecha más de mil millones de Señores Cara de Papa se han vendido en el mundo en más de 65 años de historia. George Lerner murió en 1995.

publicado en thepoint.com.mx el 25 de julio de 2016
imagenes: eatsamericangrill.com
                 youtube.com
                 Hasbro