lunes, 15 de agosto de 2016

Guadalupe Olmedo la primera graduada del Conservatorio Nacional de Música.




Hija de una familia aristócrata del Estado de México Guadalupe Olmedo optó por el camino de la composición musical.
Armando Enríquez Vázquez.

De acuerdo con el escritor y poeta Manuel Gutiérrez Nájera el piano era un esclavo de Guadalupe Olmedo y obedecía cualquier orden que ella le diera. Poco, realmente poco se sabe de esta excepcional compositora de música clásica que vivió en el siglo XIX, en medio del caos nacional y del machismo que brillaba en todos los círculos sociales, económicos y culturales de nuestro país.
Guadalupe nació en Toluca el 12 de diciembre de 1853 en el seno de una familia muy adinerada. Como se acostumbraba en ese entonces las chicas de las clases sociales altas eran instruidas en una serie de actividades artísticas, sin que nadie realmente esperara nada de ellas. Guadalupe aprendió a tocar el piano y lo hizo muy bien.
Se dice que, en 1865, cuando Guadalupe Olmedo tenía 12 años el emperador Maximiliano la invitó a tocar en Palacio Nacional. Fue durante su adolescencia cuando conoció a Melesio Morales, uno de los grandes compositores mexicanos del siglo XIX. Morales no sólo fue maestro de la joven, si no que se casó con ella. La fecha real del enlace no se conoce, pero Melesio se encargó que la joven no sólo fuera una extraordinaria interprete, le enseñó materias de composición y fue su principal promotor para que, en 1875, Guadalupe Olmedo se convirtiera en la primera mujer en graduarse en el Conservatorio Nacional de Música, que se había fundado unos cuantos años antes, el primero de julio de 1866 y es una de las instituciones culturales con mayor antigüedad en nuestro país. No fue sólo la promoción de Morales lo que hizo que Olmedo se graduara, fueron las 15 obras que Olmedo presentó para acreditar su examen profesional como compositora. El examen lo presentó con la aprobación de sus padres y de acuerdo con un texto de Francisco Sosa además contestó preguntas de los sinodales por tres cuartos de hora y resolvió una serie de problemas armónicos. Al final del examen, además de la calificación aprobatoria, Guadalupe Olmedo recibió una medalla de plata con la inscripción: La Srita. Guadalupe, la primera compositora mexicana que ha escrito en el género clásico.
En realidad, no es mucho más lo que se sabe de esta compositora, murió sin descendencia y casi veinte años antes que Melesio Morales, el 11 de mayo de 1889. Francisco Sosa da una semblanza de la compositora en su libro Galeria de los contemporáneos.
De la obra de Olmedo se conocen en la actualidad alrededor de 15 obras, entre ellas Olmedo es la compositora de la primera pieza para un cuarteto de cuerdas en nuestro país, existen investigadores que atribuyen este honor a otro músico importante del siglo XIX llamado Cenobio Paniagua, sin embargo, no existe una partitura de este autor que pueda acreditarlo con dicho mérito. Cuatro piezas más de Guadalupe Olmedo fueron descubiertas apenas en 2010 en el Conservatorio de Milán, se cree que las partituras fueron enviadas por Melesio Morales a la Casa Ricordi para su publicación.
Se sabe también que, en los inicios de la década de 1880, Olmedo fue contratada por la publicación especializada en música El álbum musical en la que colaboró como crítica musical. Siendo, tal vez, la primera mexicana en hacerlo.
Poco se nos enseña de lo que sucedía en México del siglo XIX, a excepción de las innumerables guerras intestinas que hacían del país un caos. Nuestros compositores están en el olvido a pesar de que muchos de ellos viajaron a Europa y fueron reconocidos.

publicado en mamaejecutiva.net el 8 de agosto de 2016
imagen: culturacolectiva.com