miércoles, 31 de agosto de 2016

Por qué el radio sobrevivirá a la televisión.



De acuerdo con el IFT mientras las audiencias de la televisión abierta han caído en más de un 15%, en el área metropolitana de la Ciudad de México las audiencias de radio crecieron en dos años en casi un 50%. 

Armando Enríquez Vázquez

No cabe duda que frente a la re-evolución que existe actualmente en los medios de comunicación tradicionales, uno de los medios que más ha sabido sortear la tecnología y los nuevos hábitos de consumo de los milenials y generaciones más jóvenes ha sido la radio.
A lo largo de su historia, la radio ha sabido evolucionar en momentos en que ha enfrentado crisis frente a la popularización de nuevas tecnologías. Muchos anunciaron con la llegada de la televisión la desaparición de la radio, sin embargo, el medio supo evolucionar y reinventarse para mantener audiencias a través de las décadas y de los embates de nuevas tecnologías como la televisión y ahora el Internet. Incluso muchos de los géneros y formatos existentes en la televisión derivaron de formatos creados por la radio. La telenovela o Soap Opera es el más claro ejemplo.
En un inicio las familias se reunían junto a sus radios a escuchar historias, noticias o programas musicales, de la misma manera que décadas después lo harían frente a la pantalla de un televisor. Con la llegada de la televisión la radio cambió, en formato y en alcance, los automóviles comenzaron a incluir entre sus accesorios aparatos receptores de radio; las noticias y la música acompañaron a la cada vez más creciente población conductora de automóviles.
Con el paso de los años, la radio se convirtió, también, en el medio favorito de muchos jóvenes amantes de la música, las estaciones comenzaron a crear listas de tops musicales, a los que se llamó el Hit Parade, y la frase: Sí, por cual votas, se volvió parte de la cultura popular en nuestro país. Aún hoy existen programas dedicados a grupos en particular como la inmortal hora de los Beatles.
Cuando la información en televisión fue manipulada, censurada y sesgada por Emilio Azcárraga Milmo y Jacobo Zabludowski, la radio se convirtió en un medio más libre y confiable, gracias a periodistas como José Gutiérrez Vivó.
La radio creó espacios irreverentes y atractivos para los jóvenes como Rock 101, Radioactivo 98.5 que desafiaban las vulgaridades y tonterías de una televisión incapaz de evolucionar ante la sumisión y conveniencia del dueño hacía el sistema, declarándose soldado del sistema.
Con la llegada del Internet hoy muchas de las estaciones de radio no necesitan ser escuchadas en los antiguos aparatos receptores, en los dispositivos portátiles como los teléfonos celulares o en las computadoras de escritorios muchos mexicanos escuchan su estación favorito radio.
Fiel a un concepto informativo que surgió en la década de los setentas en las cabinas de radio RED bajo la dirección y voz de José Gutiérrez Vivó y que después replicaron todos los demás periodistas y pseudo-periodistas hoy la radio tiene mayores niveles de audiencia y credibilidad que la televisión, el radio además ha sido más flexible para reaccionar de manera inmediata para dar información de último minuto. La capacidad de respuesta informativa de la radio sólo es superada por el Internet.
El éxito de los espacios informativos de periodistas como Francisco Zea o Martín Espinosa en las estaciones de grupo Imagen no se comparan con los bajísimos ratings que ambos periodistas lograron en sus espacios de televisión. Es bien sabido que incluso Joaquín López Doriga o Javier Alatorre son incapaces de superar el raiting de la telenovela que precede sus espacios informativos en cualquier día de la semana.
La radio ha servido en México para unir familias, para tener comunicación entre diferentes comunidades pequeñas y aisladas, a diferencia de la televisión en México existe toda una red de estaciones indígenas comunitarias que transmiten en las diferentes lenguas originales de nuestro país.
De acuerdo con el informe del IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) del último cuatrimestre de 2015 mientras las audiencias de la televisión abierta han caído en más de un 15%, en el área metropolitana de la Ciudad de México las audiencias de radio crecieron en dos años en casi un 50%. No ha sucedido lo mismo para las áreas metropolitanas de Guadalajara y Monterrey. Las audiencias matutinas de la radio continúan creciendo a nivel nacional de acuerdo con este mismo informe cuatrimestral y aunque el informe correspondiente al primer cuatrimestre de 2016, aun no se encuentra en el sitio del IFT, no existe motivo para creer que las tendencias hayan cambiado de manera radical. Al contrario, podemos inferir gracias a los recorte, restructuraciones y relanzamientos que la crisis de la televisión abierta está muy lejos de ser superada.
La radio desde un inicio ha aprendido a competir por las audiencias y los anunciantes debido a que el número de grupos de comunicación dueños de estaciones de radio es mucho mayor. No existe un duopolio, además de que muchas veces las estaciones regionales entran de lleno en esta competencia a diferencia de la ridícula presencia de canales de televisión regionales, tanto gubernamentales como repetidoras privadas, con su raquítica e intrascendente producción a diferencia de lo que sucede en otros países.
Hoy que en materia de contenidos de entretenimiento audiovisual la competencia se ha vuelto global, las dos televisoras nacionales parecen carecer de la capacidad de respuesta para contender, la radio crece y en muchos casos hasta se viraliza. A pesar de estar en crisis también, y enfrentar una próxima licitación por parte del gobierno para nuevas estaciones de radio tanto de FM como de AM, 191 de la primera y 66 de la segunda a lo largo y ancho del país, lo que muestra que la fuerza de la radio, no tiene nada que ver con las debilidades de la televisión donde la cuarta cadena de televisión no pudo ser vendida, incluso hoy no se sabe si se debe volver a licitar como tal o como una serie de minicadenas regionales.   
Recientemente TV Azteca transmitió en tecnología 4k un partido de la selección nacional de futbol soccer, tratando de mostrar su capacidad tecnológica, desgraciadamente los cambios que requiere la televisión abierta mexicana son de fondo y no de forma. Cosa que la radio ha aprendido a hacer de manera periódica.

publicado en roastbrief.com.mx el 30 de mayo de 2016