jueves, 5 de enero de 2017

Bill Belichick el monje general de los Patriotas.




Belichick no sólo formó a Tom Brady, el quarterback más exitoso de este siglo, si no que demostró en las primeras semanas de la temporada 2016 que no necesita del talento de Brady. 

Armando Enríquez Vázquez

Bill Belichick puede ser considerado un marrullero, tramposo o uno de los entrenadores con más mañas en la NFL, pero sin duda es también uno de los más grandes estrategas y tomadores de decisiones de la Liga.
para ganar partidos y que cuenta con jugadores talentosos hasta en el tercer equipo del roster.
Belichick es admirable por eso y por mucho más y pero tiene también un lado oscuro que lo hace a diferencia de otros entrenadores ganadores y famosos, no muy popular entre muchos aficionados. Lo cierto es que como general y como norteamericano es consciente de que en la guerra y en el emparrillado todo se vale mientras no sea descubierto, desde espiar al contrincante, robarse los libros de jugadas y desinflar balones, el código ético de Bellichick sólo reconoce un propósito: Ganar.
William Stephen Belichick nació en Nashville, Tennessee el 16 de abril de 1952. Estudió en la Universidad de Wesleyan, ahí jugó fútbol americano y ese extraño deporte de los indios de Norteamérica llamado Lacrosse.
Si bien Belichick nunca jugó en la NFL, empezó su carrera en la línea desde 1975 y desde entonces no ha dejado de estar una temporada fuera de la NFL. Es uno de los miembros más longevos de la liga y este año inició su temporada número 41. Esa primera temporada trabajó como asistente del entrenador Ted Marchibroda de los Potros de Baltimore, en 1976 trabajó como asistente del entrenador de equipos especiales de los Leones de Detroit y en 1978 con los Broncos de Denver. En 1979 llegó a los Gigantes de Nueva York donde trabajó bajo la batuta de Bill Parcells hasta 1990, con los Gigantes llegó a ser el coordinador defensivo, en Nueva York Belichick ganó sus dos primeros Superbowls y tras el segundo, Art Modell, el dueño de los Browns de Cleveland, decidió darle la oportunidad de convertirse en entrenador general por primera vez.
Los números de Belichick durante las cinco temporadas que dirigió a los Browns fue de 36 ganados y 44 perdidos, llevó al equipo de Cleveland a los play offs en una ocasión en 1994, ganó un juego de post temporada y perdió otro. En 1996 cuando Modell cambió la sede del equipo a Baltimore, Belichick fue despedido y contratado como asistente de Bill Parcells en los Patriotas y luego en 1998 y 1999 junto con Parcells cambiaron de equipo a los Jets de Nueva York. El año 2000 marcó una nueva oportunidad para Belichick como entrenador principal de un equipo y desde ese año se ha mantenido al frente de los Patriotas de Nueva Inglaterra, ese mismo año llegó a la franquicia un joven quarterback escogido en la sexta ronda del draft su nombre Tom Brady.
A lo largo de 16 años al frente del equipo Belichick ha participado en seis juegos de Superbowl y de esos cuatro han sido ganados por los Patriotas.
La triunfal carrera de Belichick se ha visto opacada por escándalos que han puesto en duda su ética como entrenador, en 2007 se descubrió que por órdenes de Belichik sus asistentes grababan las señales de los entrenadores contrincantes, durante más de 40 juegos los Patriotas utilizaron esta fraudulenta acción. El caso terminó con una multa para los Patriotas de doscientos mil dólares y una de medio millón de dólares para Belichick, que es la multa más alta que la Liga ha impuesto a un entrenador.
En 2015 un nuevo escándalo. El de los balones desinflados durante el juego de campeonato de la Conferencia Americana entre los Patriotas y los Potros de Indianápolis que terminó con el castigo que finalmente sufrió Brady este año, por encubrir este hecho, pero que dañó la imagen ya de por si cuestionada de Belichick.
Por sus diferentes supersiticiones y su atuendo con sudadera de capucha Belichick ha sido apodado Monje y Doom como el personaje de Marvel enemigo de Los Cuatro Fantásticos.
En el juego del pasado 22 de septiembre en el que los Patriotas vencieron a los Texanos de Houston por marcador de 27 – 0 Bill Belichick empato al legendario Curly Lambeau, fundador de los Empacadores de Green Bay como el cuarto entrenador con más victorias en la historia de la NFL, por encima de él solo quedan entrenadores que ya no están activos, Tom Landry de los Vaqueros de Dallas, George Halas de los Osos de Chicago y el primer lugar lo tiene Don Schula de los Delfines de Miami. Es además uno de los cinco entrenadores que ha ganado cuatro o más Superbowls. También es el único en ganar tres Superbowls en cuatro años. Pero la sombra muy negra de su falta de ética, podría impedir que el villano de la capucha entre algún día al Salón de la Fama de la NFL. Hay quienes incluso lo llaman Beli-Cheat.
Hasta el mejor cocinero se le quema la sopa y el resultado de la semana cuatro no es sino una de esas excepciones que confirma la regla en el caso de Belichick. Lo cierto es que llevó a los Patriotas a los play offs del 2016.

una version de este texto se publicó en octubre de 2016 en DeLaPizarraALaCancha.com.mx
imagen: OregonLive.com