miércoles, 4 de enero de 2017

2017 buscar una gestión ciudadana.



Enrique Peña Nieto y su grupo mostraron una vez más su capacidad de traición a los mexicanos y aquellos ingenuos de oposición, incluidos Ricardo Anaya y López Obrador.

Armando Enríquez Vázquez

En materia de política nacional, la lección del 2016, sin duda fueron los grados de corrupción e impunidad en los que vivimos. Es en la impunidad y en la corrupción donde la partidocracia abreva despreciando no sólo a los mexicanos y la democracia, que dicen defender, sino a las mismas instituciones que presumen haber creado, para sustentar un estado de derecho.
El cinismo de priístas, panistas, perredistas, verdes, morenos y todos los demás es una ofensa para aquellos que con ingenuas expectativas aun acuden a las urnas y depositan un voto. El próximo año no será diferente al celebrarse elecciones para gobernador en tres entidades; El Estado de México, Coahuila y Nayarit, veremos desvío de fondos, la cargada del PRI desde las oficinas federales de SEDESOL y las del gobernador del Estado de México, con el único objetivo de retener uno de los últimos bastiones priístas. Sin duda, las partidas secretas de los gobernadores serán, una vez más la caja chica para las elecciones del 2017. Una verdadera burla y muestra de desprecio a la extrema pobreza y la inseguridad que vive la entidad más poblada del país. En el norte, el imperio de los Moreira, también echará la casa por la ventana con tal de no perder su posición de poder y la impunidad que tanto Humberto, principalmente, como Rubén forjaron en el estado y pretender mantener a fuerza de conseguir el fuero que otorga una diputación.
En 2017, los precios de las gasolinas subieron en un país que exporta, pero no tiene la capacidad de refinar su propio petróleo. Enrique Peña Nieto y su grupo mostraron una vez más su capacidad de traición a los mexicanos y aquellos ingenuos de oposición, incluidos Ricardo Anaya y López Obrador, con sus declaraciones sobre unirse a Peña en contra de Trump, así como absurdo su gobierno del amor, que sólo intenta que no sea investigado por corrupto, prometiendo no investigar a la partidocracia si es electo presidente, que firmaron un pacto por México y decidieron renunciar a ser una oposición real. México crecerá mucho menos de lo esperado, de acuerdo a las proyecciones internas y externas. Y el tan cacareado logró de un aumento del salario mínimo será totalmente anulado en los primeros días de enero y la inflación será rampante.
Nuestro sistema educativo seguirá siendo uno de los peores en el mundo a pesar de la reforma educativa. La competitividad y su promoción son casi nula, el desarrollo científico y la obtención de patentes no son significativos en el mundo. Tenemos congresos estatales y el federal que no sirven para nada, pues no legislan sobre lo verdaderamente importante, mantienen un rezago en cuanto a las leyes a revisar y muchas veces los legisladores sólo tienen el cargo para obtener un fuero que los proteja de la justicia, tras los delitos que han cometido, otros buscan el fuero para delinquir.
Un país donde los empresarios son mediocres y no entienden el crecimiento a partir de crear empresas sólidas, con trabajadores bien remunerados, no a nuestros empresarios les gana la avaricia. Ganar a costa de los clientes, pero sobre todo a costa de los trabajadores. En México los modelos económico y político son un fracaso. La llamada democracia es sólo un artificio cuidado por un juez vendido y maiceado llamado INE. Pero a pesar de que una parte importante de la culpa se encuentra en la partidocracia, lo cierto es que toda la responsabilidad recae en nosotros; la ciudadanía, que muchas veces con ir a tachar una boleta y depositarla en una urna creemos cumplir con nuestro deber ciudadano.
Pensemos que ha sucedido con esas pequeñas acciones ciudadanas, con las que en los últimos años los mexicanos hemos logrado frenar o revertir acciones de gobiernos locales o del mismo gobierno federal que estaban dirigidas en contra de la ciudadanía. El último ejemplo el lograr frenar la artimaña de Miguel Ángel Mancera y el PRD de la CDMX (marca registrada) para cobrar un impuesto por la plusvalía que en realidad era más corrupción y menos trabajo del gobierno como acostumbran los gobernantes. Como leyes idiotas de censura en internet sugeridas tanto por el PAN como por el PRI.
Otras cosas que fueron ventiladas por los ciudadanos fueron la inseguridad en la CDMX y la corrupción policiaca en todos los municipios conurbados a ella pertenecientes al Estado de México, la prepotencia, arrogancia y falta de compromiso real con la ciudadanía ha quedado de manifiesto muchas veces gracias a denuncias ciudadanas que se vuelven virales. La misma prepotencia ciudadana, ha sido expuesta en las redes.
Pero nos falta mucho y como la partidocracia no parece dispuesta a cambiar, somos nosotros los que debemos obligarlos a cambiar, mostrarles que los tenemos vigilados y crear una especie de Big Brother a la inversa, donde los vigilados sean los funcionarios de todos los niveles y mostrarlos ante los ojos de la ciudadanía a través de redes sociales, de los sitios organismos internacionales. Como ciudadanos vamos a hacernos oir y gestionar a nuestras autoridades. Que se vean obligados a hacer aquello para lo que fueron electas y no los negocios sucios a los que están acostumbrados.
El caso Cuernavaca demuestra claramente de lo que es capaz un partido corrupto como el PSD local, comete delitos electorales para hacerse de una presidencia municipal, el culpable y el perseguido tanto por los legisladores locales, como por el PRD, el gobernador de Morelos y los medios nacionales de comunicación, serviles a la partidocracia, es sólo uno de los culpables, pero aquellos que lo idearon desde una empresa disfrazada de partido político no son cuestionados, ni sancionados. El registro de ese partido local debió de haber sido revocado al hacer público el contrato que celebraron con Cuauhtémoc Blanco y sus dirigentes detenidos, así como se debio haber confiscado todos los bienes del partido, pero no ahora el chivo expiatorio es Cuauhtémoc Blanco. ¿Ya se nos olvidó que Graco Ramírez se mostró corrupto desde el escándalo de Carlos Ahumada, pues fue otro de los que se benefició del dinero del dizque empresario argentino amante de Rosario Robles? ¿Dónde quedaron el INE y su Presidente Consejero?
Graco Ramírez es otro Padrés, y cuando finalice su gobierno habrán de quedar al descubierto todas las corruptelas de las que muchos morelense, entre ellos Javier Sicilia, lo han acusado, y con las que ha defraudado al erario de los morelenses.
2017, nos obliga a encontrar los canales de acción ciudadana que permitan poner los límites a los gobernantes y prepararnos para evitar el desfalco de la Nación a manos de Peña Nieto y sus funcionarios ávidos de dejar herencias malhabidas a las próximas diez generaciones de sus descendientes. Tenemos que obligar a los congresos locales y al federal a legislar para proteger a los mexicanos a todos los niveles, empresarios, trabajadores, mujeres, niños y hombres, que el ejecutivo se preocupe por hacer crecer al país y no sus bolsillos y los de las empresas extranjeras fraudulentas como OHL. Que frente a lo que parece el embate de un hombre como Trump se incentive a la industria nacional y al crecimiento del mercado interno a fuerza de mejores salarios, algo que no ha ido nunca con las políticas de PRI y esos ladrones que han sumergido a más de tres generaciones de mexicanos en una vida de crisis y desesperanza y se preparan a hacer lo mismo con todos los jóvenes profesionistas egresados durante el desgobierno de Peña Nieto.
México merece crecer y para ello necesitamos vigilar y denunciar todos y cada uno de los movimientos en contra de México por parte de los funcionarios de todos los niveles. Por parte de todos los miembros de los partidos políticos que desde la hipocresía actúan en contra de los mexicanos. Demostrarles que, como ellos, nosotros tampoco nos levantamos cada mañana con la idea de joderlos, pero sí de exigirles cumplan con aquello a la que la ley y el puesto los obligan y si no a seguir el ejemplo de Humberto Moreira quien declaró en diciembre debemos estar listos para expulsar al PRI, pero no sólo de Coahuila sino de México.

A todos un feliz y comprometido 2017.