martes, 24 de enero de 2017

María Sibylla Merian dibujando mariposas.




Esta artista gráfica alemana es reconocida a nivel mundial como una de las primeras mujeres modernas interesadas en la ecología y por sus grandes aportaciones a la entomología, aun así, es poco conocida.
Armando Enríquez Vázquez

Dentro de Maria Sibylla Merian se reunieron innumerables talentos y habilidades que la hicieron cruzar la línea entre el arte y la ciencia, una línea que ella misma con sus dibujos de mariposas, polillas y otros insectos trazó en ambos campos del quehacer humano. Después de Merian, la representación gráfica cambió totalmente dentro de aquellos artistas gráficos dedicados a la ciencia que trabajaron después de ella.
Su importancia no sólo se encuentra en el terreno del dibujo y la representación, María Sibylla Merian, gracias a su observación hizo aportaciones muy importantes en el campo de las ciencias biológicas, en especial en la entomología, esto es el estudio de los insectos y algunos historiadores de la ciencia ven en ella a la primera ecóloga de la historia y aunque los libros que publicó llevan los apuntes de sus observaciones la comunidad científica europea prefirió ignorarla, olvidarla y elogiar solo sus acuarelas que eran más femeninas, conforme a las ideas de su época y siglos siguientes.
Esta extraordinaria mujer nació en Frankfurt el 2 de abril de 1647. Su padre era un grabador y editor de libros, mapas y grabados topográficos de gran renombre, Matías Merian, El Viejo. En 1641 Matías publico uno de los primeros libros con dibujos de flores. Matías muriò cuando María tenía tan solo tres años y su madre se casó entonces con el pintor de naturalezas muertas y de flores Jacobo Marrel, quien no sólo se convierte en inspiración para María, sino que la alienta en su carrera como pintora. A los trece años de edad María se aficionó a observar a los gusanos de seda, pero no sólo los observa si no que los dibuja y para hacerlo compra gusanos de seda. Junto con los gusanos de seda María dibuja, otro tipo de orugas, los capullos que tejen y las mariposas que emergen de estos capullos. María Sibylla Merian, no solo observa a la naturaleza, cortaba los capullos y a las larvas para poder hacer dibujos de los procesos de crecimiento de las larvas.
En un principio el trabajo de María había sido dibujar flores como su padrastro, pero en los insectos y sobretodo en mariposas y polillas encontró la vocación de su vida.
A los dieciséis años María Sibylla Merian se casó con otro pintor; Johann Andreas Graff con quien además de tener dos hijas, quienes también habrían de dedicarse a la pintura, la ayudó a editar su primer libro llamado: Der Raupen wunderbare Verwandelung und sonderbare Blumennahrung. (La oruga, maravillosa transformación y curiosa alimentación floral) en el año de 1679. El libro se volvió a imprimir durante la vida de María, en ocasiones subsecuentes con la ayuda de una de sus hijas. La obra consta de 50 láminas que muestran diferentes orugas de mariposas y polillas, sus diferentes etapas de vida, así como las plantas de las que cada especie se alimenta, lo que hacía de la obra de Merian una obra revolucionaría en tiempos en que algunos científicos aun discutían la teoría de la generación espontánea.
A partir de 1668 la familia se mudó a Núremberg. En 1681, dos años después de la publicación del libro y tras la muerte de su padrastro, María regresó a Fráncfort a vivir con su madre con ella iban sus hijas, pero no su esposo, al menos en un principio y esto marcó una separación que con el tiempo se convirtió en un divorcio. En Fráncfort, María edita el segundo tomo de su obra sobre las orugas, que constó en su primera edición con cincuenta nuevas láminas de diferentes especies de orugas y las plantas que formaban su alimentación.
En 1683 se siente atraída por la secta cristiana de Labadista, fundada por el jesuita francés Jean Labadie y que promulgaba la propiedad común, el sacramento del bautismo y anulaba el matrimonio con una persona con un comportamiento no santo. En 1685, se mudó de nueva cuenta con su madre e hijas a la provincia holandesa de Frisia donde se encontraba la comuna de los labadistas. En 1690, se mudó a Ámsterdam, donde con la venta de sus obras encontró una fuente de ingresos, en esa época Ámsterdam era una de las ciudades más importantes en cuanto a comercio internacional se refería y María Sibylla Merian se maravilló frente a las innumerables especies de mariposas, polillas e insectos provenientes del Nuevo Mundo que se exhibían en las diferentes oficinas de mercaderes holandeses. María Sibylla Merian en compañía de una de sus hijas zarpó rumbo a Surinam, la colonia holandesa en América del Sur para investigar y documentar a las nuevas especies de aquella terra ignota. Ella misma en la introducción al libro resultante de este viaje escribió:
En Holanda me maravilló ver a las hermosas criaturas que eran traídas tanto de las indias orientales como de las occidentales…pero en las colecciones no se mencionaba su origen, ni su evolución, esto es no se mencionaba como cambiaban de orugas a capullos a sus siguientes estados, lo que me obligó a llevar a cabo un largo y costoso viaje a la colonia de Surinam en América. (1)



En 1799 y con cincuenta y dos años de edad, la artista y naturalista partió a la aventura. Lo que encontró no dejo de sorprenderla, especies de insectos, incluso reptiles y anfibios que ella y su hija dibujaron. A pesar de que la hostilidad de la selva y el calor terminaron por derrotarla, durante dos años María Sibylla Merian, se dedicó con ahínco a buscar insectos en las cercanías de Paramaribo, capital de Surinam y las orillas del río Surinam. Trepó algunos árboles para alcanzar capullos e insectos y se hizo de un grupo de nativos a los que pagaba por llevarle diferentes tipos de insectos. Así documento animales extraordinarios como la Mariposa Emperador, también conocida como Mariposa alas de pájaro o Mariposa Diablo y que puede llegar a tener una envergadura mayor a los 30 cm. Las condiciones del lugar pasaron la factura y María tuvo que regresar a Ámsterdam en 1701 por problemas de salud, se dice que tal vez haya sido malaria. Ya en Ámsterdam ella y su hija se dedicaron a preparar la edición del libro que llevó por nombre Metamorphosis Insectorum Surinammensium. El cual escribió en latín y en el que incluyo 60 de las más de doscientas pinturas describiendo especies animales y vegetales que realizó en su estancia en la colonia sudamericana. El libro vio la luz en 1705.
Tras la publicación del libro María Sybilla Merian regresó a la observación de las orugas y mariposas europeas y preparó el tercer tomo sobre las orugas y su transformación.
A los sesenta y nueve años de edad, el 13 de enero de 1717 María Sybilla Merian murió en Ámsterdam. Dos años antes había sufrido un infarto cerebral que paralizó la mitad de su cuerpo, pero no le impidió seguir trabajando.
Entre los muchos méritos de la obra y vida de María Sibylla Merian, se encuentran el haber descrito las etapas en el crecimiento y hábitos alimenticios de especies de insectos que no se creían relacionados, el haber descrito la evolución de las ranas antes que Leeuwenhoek lo hiciera a partir de sus observaciones con el microscopio. El haber sido la primera estudiosa de la naturaleza, y esto incluye a hombres por igual, en haber hecho un viaje científico sin el apoyo de un mecenas o de un gobierno.
Las hijas de María Sybilla Merian fueron; Johanna Helena Herolt y Dorothea María Graff que fue quien viajó con María a Surinam. Ambas heredaron el talento de la familia y dibujaron igual que su madre la naturaleza que las rodeaba, algunas de las obras de Dorothea están incluidas en la Metamorphosis Insectorum Surinamensium.  
En 1867, la Sociedad Zoológica de Holanda inauguró una biblioteca donde existe aún hoy un gran acervo zoológico, en la fachada del edificio se encuentran los nombres de importantes y destacados científicos y naturalistas como Plinio o Lineo, ahí también se encuentra el nombre de M.S. Marien. Su retrato apareció en los billetes de quinientos marcos alemanes en la década de los años noventa del siglo XX.




(1)    Merian, Maria Sibylla Metamorphosis Insectorum Surinamensium. Traducido de la traducción que aparece en el artículo de Kay Etheridge y Florence F.J.M. Pieters Maria Sibylla Merian (1647-1717): Pionering Naturalist, Artist and Inspiration for Catesby


publicado en mamaejecutiva.net el 16 de enero de 2017
imagenes: wikipedia.org