miércoles, 12 de diciembre de 2012

Más televisión abierta. ¿Aún es tiempo?


El reto ya no es licitar las cadenas, el reto es que le van a ofrecer a la audiencia que valga la pena para que puedan ser redituables, si no pueden hacerlo entonces es probable que uno de los miembros del duopolio terminará por adquirir esas nuevas cadenas también.


Armando Enríquez Vázquez

El nuevo gobierno, ha anunciado, por fin, lo que sus dos antecesores fueron incapaces de hacer, o no se atrevieron  o simplemente tenían, tal vez, muchos compromisos  para llevar a la realidad sus promesas de campaña; La licitación de dos cadenas de televisión abierta.
La pregunta es;  ¿Sí estas cadenas son aun atractivas a los inversionistas?
Para empezar, a pesar de que la inversión publicitaria está en su mayoría en la televisión abierta todavía, la verdad es que la cantidad se ha ido reduciendo en los últimos años, conforme muchos de los anunciantes comienzan a mudarse a la televisión de paga, donde el poder adquisitivo de los mexicanos se encuentra. Los consumidores mexicanos de televisión de paga son cada día más y la televisión abierta comienza a volverse una ventana para los verdaderamente pobres como tanto le gustaba vociferar a Emilio Azcarraga Milmo.
Tras la última ocasión en que la administración de Felipe Calderón decidió posponer la licitación de cadenas de Televisión Abierta, la gente de UnoTV, de Carlos Slim y que actualmente transmite por Internet, declaró que ya no tenían interés alguno en televisión abierta. Esto puede ser cierto o no  y haberlo declarado ante las mentiras del sexenios anterior en cuanto al interés por crear una competencia en las señales abiertas de televisión.
Si no es Carlos Slim,  ¿quién pude presentar una verdadera competencia a Televisa y TV Azteca? Se dice que el Grupo Radio Centro estaría interesado en entrar a la producción de televisión, Radio Fórmula ya produce pero una cadena abierta no le caería mal, Cadenatres llamada así por lo idea de ser la tercera cadena nacional también parece interesada en cubrir el país con una televisión abierta. Así como otros grupos.
La verdad es que quien aspira a una cadena nacional deberá ser consciente que el reto está en los contenidos a ofrecer, que deben ser diferentes y más atractivos que los que actualmente ofrecen Televisa y TV Azteca y que muchas veces son las causas de que los televidentes con mayor poder adquisitivo y un poco más educado, se cambie a la oferta de la televisión de paga.
Como ejemplo, si las telenovelas de Argos han sido muy bien recibidas, en el caso de Cadenatres, el resto de su programación es un fracaso al sólo imitar modelos caducos y chabacanos de Televisa. Y sobre todo al no querer invertir en una producción atractiva y novedosa. Eso que ha sido el éxito de canales como el Once y el 40, sobre todo en el caso del segundo donde con recursos modestos se producen programas atractivos, actuales y de interés.
La televisión debe ser uno de los negocios más redituables que existen, pero no es un negocio milagro como muchos esperan o creen, se necesitan dinero, paciencia, esto es tiempo para posicionar el canal en la mente y hábitos del consumidor y sobretodo contenidos atractivos. ¿Cuál  fue el éxito de Milenio TV sobre Foro TV? La frescura de la mayoría de los conductores, las chicas del clima indudablemente, pero ante todo la oportunidad para cubrir las notas, las coberturas largas y en vivo de ciertos eventos de trascendencia local, nacional e internacional, así como la variedad y contenidos de los programas no informativos del canal.
Escuchaba el otro día que el consumidor actual es el más diverso y con diferentes necesidades y demandas aun dentro de un mismo sector socioeconómico, de género y edad, que ha existido.
Entonces los retos para los próximos concesionarios están claros: Contenidos. ¿Por qué a pesar de una industria de televisión de paga muy agresiva, en los Estados Unidos los televidentes siguen consumiendo televisión abierta? por los contenidos; series de drama y comedia, talk shows, informativos, programas de reportaje, allende la frontera son los deportes lo que sean mudado en general a canales de nicho como Fox Sports o ESPN.
Además las cadenas de televisión a licitarse enfrentan otro reto muy importante, Internet, hoy la mayoría de usuarios de la red son jóvenes que han comenzado a cambiar sus hábitos de consumo de entretenimiento, que ven poca televisión y están más inmersos en sus computadoras, las redes sociales y los video juegos.
Una cadena de televisión abierta, sin duda representa un gran generador de empleos directos e indirectos y si es nacional pues aun mejor. Nunca, ni Fox, ni Calderón, supieron aprovechar esto a favor de su administración. Una manera de hacer caravana con sombrero ajeno y hablar de logros en el poder adquisitivo de los mexicanos al crear empleos.
A lo mejor licitar las cadenas de televisión en 2001 era una gran idea, una oportunidad de negocio para muchos o para algunos. Una posibilidad de que los mexicanos viéramos otra oferta más en pantalla. Un gran motor económico. Hoy en día no estoy tan seguro que sea tan atractivo.

Publicado por blureport el 11 de Diciembre de 2012
Imagen: nathanallan.com