domingo, 30 de diciembre de 2012

Responsabilidad



Los primeros actos de un gobierno indican mucho del rumbo que habrá de tomar ese gobierno y lo que veo en el gobierno de Miguel Ángel Mancera desgraciadamente no parece alentador.

Armando Enríquez Vázquez 

¿Hasta Donde Miguel Ángel esta maniatado por las tribus del PRD? ¿Hasta cuando lo van a apoyar o a traicionar? Estas preguntas se hicieron a lo largo de la pasada campaña electoral en el DF, cuando el candidato del partido gobernante en la capital del país, no era miembro del PRD, si no un candidato ciudadano que le dio un triunfo claro y contundente a la izquierda como ninguno de sus militantes hubiera podido  darles.
Hoy parece que los primeros errores de un gobernante al que no apoya más que ciertos dirigentes del partido comienzan a suceder y el PRD como siempre muestra algo que lo ha caracterizado la irresponsabilidad y el crear fuego amigo.
Aprovechando las vacaciones y la falta de lectura de noticias, los asambleístas del PRD quisieron por un momento jugar con poner un impuesto sobre el alumbrado público. Y más tarde se salieron con la suya  modificando las leyes penales de la Ciudad para concertar la liberación de los que el día primero de Diciembre causaron destrozos en la Ciudad. Lo que muestran estas acciones es una gran falta de responsabilidad de las autoridades del DF y de los asambleístas del DF.
Primero, por más que el Jefe de Gobierno diga que la idea del los impuestos sobre el alumbrado público son responsabilidad de la Asamblea Legislativa del DF y los siempre irresponsables legisladores de la capital digan que es una orden del gobierno del DF. La verdad tiene que ser puesta ante la opinión publica. Los impuestos que los capitalinos pagamos son para crear y mantener la infraestructura de nuestra ciudad, como sucede en todo el mundo. El alumbrado Público es uno de los servicios para los que pagamos impuestos. Los impuestos de los ciudadanos no son para pagar los vergonzantes salarios de nuestros vergonzantes asambleístas, ni sus prerrogativas. Ni para tapar los hoyos fiscales que haya podido dejar la administración pasada, ni para pagar los próximos seis años de campaña de AMLO y/o de Marcelo Ebrard. Los ciudadanos debemos dejar esto bien claro y exigir que al contrario de buscar nuevos impuestos idiotas, los asambleístas se reduzcan su dieta en más de un 40% y trabajen todos los días del año. Y aunque los asambleístas ya hayan reculado, es momento de recordarles que son nuestros representantes, que no son ni por mucho autoridades y mucho menos gobernantes. Y hay que recordarle a Mancera que lo elegimos los ciudadanos no los miembros del PRD.
Por otro lado modificar las leyes de la capital para permitir que los vándalos que el pasado primero de Diciembre destrozaron negocios y atentaron contra monumentos de la Ciudad pudieran salir de la cárcel de manera fácil, no sólo es una irresponsabilidad, si no que descara de manera inmediata que tras los actos del día primero esta la sombra de AMLO y ciertas tribus del PRD. Por si quedaba  alguna duda dos legisladores del PRD salieron a pagar las fianzas de los detenidos.
Aquí el cinismo es doble, el de los perredistas, lopezobradoristas y asambleístas por un lado y el de los inculpados por el otro. Hace ya dos semanas el gobierno del DF rectificó y liberó a aquellos que fueron víctimas de los atropellos de la policía y la pésima organización del operativo. Tras las rejas quedaron los rijosos comprobados.
Todas nuestras acciones tienen consecuencias. Saber aceptarlas y actuar de acuerdo a ellas es lo que nos hace responsables. Y si no, para eso están las leyes para que cumplas con normas mínimas de convivencia. Si atacas a ciudadanos y destrozas comercios con qué cara pretendes que no se te encarcele. Si pretendes cobrarme por servicios por los que ya te pagué como te atreves a pedir mi voto una vez más.
Hoy los tiempos han cambiado, como sociedad debemos exigir que esos 14 delincuentes sea encarcelados de nuevo y que los asambleístas de una ciudad modelo no la echen a perder por sus ambiciones de poder y dinero, por su mezquindad y por su apoyo a los grupos más radicales y criminales de su partido.
Me gustaría oír al Jefe de Gobierno hablar en defensa de los ciudadanos que para eso lo elegimos, al fin y al cabo él nos aseguró no estar casado con ninguna de las tribus, y lo escribo  en el sentido más peyorativo de la palabra, del partido que lo llevó a la jefatura del gobierno de la Ciudad de México.

Publicado el 29 de Diciembre de 2012 en blureport.com.mx
Imagen:pinktentacle.com