sábado, 2 de marzo de 2013

El antiguo y personalísimo estilo de gobernar



El presidente Peña Nieto da su primer golpe espectacular, se habla de vientos de cambio, de un nuevo país. Pero aun faltan escollos por librar.
Armando Enríquez Vázquez

La detención de Elba Esther Gordillo sin lugar a dudas tiene muchas lecturas, pero la más importante desde mi punto de vista es si no es este el regreso del viejo PRI de los golpes espectaculares. Díaz Serrano, “La Quina”, Raúl Salinas. Cada una de estas detenciones, en el inicio de un sexenio, nos quiso hacer creer que marcaba los aires de cambio del sistema. La verdad es que sólo fueron ajustes de cuentas entre los actores de los poderes detrás del poder.
Espero equivocarme y no ser el pesimista que los antiguos priístas me hicieron ser durante muchos años. La verdad es que la detención tiene una serie de puntos que pueden ser excelentes no para el gobierno, si no para el país. Primero el poder llevar a cabo la reforma educativa de manera efectiva y más allá del papel y las buenas intenciones, lo que implica una limpieza de la planta de maestros y el despido que exigimos los ciudadanos de todos los zánganos y malos maestros que han atentado contra el futuro de nuestros hijos y de nuestra nación. Implica también que el gobierno debe hacer un escrutinio de las finanzas del PANAL, de las anteriores administraciones en el ISSSTE, la Lotería Nacional y Pronósticos Deportivos, bastiones en su momento de Elba Ester, así, como de ciertos gobiernos estatales.
Pero además el daño que ciertos sindicatos que han atentado contra la soberanía del país y de sus allegados convirtiéndose en negocios particulares de sus titulares. Hoy, la investigación que tiene detenida a Elba Ester Gordillo, debe extenderse a gente como Martín Esparza que ha atacado a la ciudadanía y a los medios de comunicación de manera violenta y física. Se debe extender a otros sindicatos que atentan contra el crecimiento y desarrollo del México como el sindicato de PEMEX y los de la UNAM. La ciudadanía reconocería a su presidente y su gabinete, como lo hace al detener a uno de los personajes más corruptos en la historia reciente de nuestro saqueado país.
Porque también habrá que ver el compromiso del gobierno con el cambio y quién es el reemplazo de Elba Ester y quien lo designa, porque si como en el caso de PEMEX se trata de destruir a Czar para crear otro, entonces nada ha cambiado en cuatro sexenios.
Pero los retos de la actual administración no se limitan, como ha sucedido desde hace muchos sexenios a dar un golpe espectacular para que nada cambie, ni suceda en los años restantes del gobierno. Están pendientes; la ley de telecomunicaciones, donde esperamos que al conocerse la licitación de las nuevas cadenas de televisión se excluya al duopolio. Las reformas políticas, fiscal y en materia de energéticos que hagan de México un país moderno que no tenga en senadores y diputados con fuero, que permita la segunda vuelta electoral y la reelección de algunos servidores públicos, la creación de una vicepresidencia, la inversión extranjera en materia de energía, el apoyo a científicos e investigadores en el desarrollo de nuevas tecnologías para obtener fuentes más limpias de energía. Que se persiga también a empresarios y políticos que se han enriquecido con los bienes de la nación. Qué nos quede clara de donde salió la riqueza de los ex presidentes Salinas y Fox, así como la de los hermanos Bribiesca y Los hermanos, primos y demás familiares Zavala.
No es una tarea fácil, pero algún gobierno tendrá que hacerlo. Hace ya doce años que nos hicieron creer que entrabamos al cambio, que nos hicieron creer en falsas esperanzas de nuevos aires y sin embargo fueron doce años que en salvo algunos aciertos no pudieron hacer avanzar a México. Hoy que somos escépticos, que vemos a los viejos dinosaurios bajo una mal colocadas piel de cordero, que la desconfianza es lo que se respira en la calle. Espero estar realmente equivocado.

Publicado en blureport.com.mx el 28 de Febrero de 2013
Imagen: reconoce.mx