viernes, 15 de marzo de 2013

Historias del dinero: Virginalmente, Sir Richard Branson





Armando Enríquez Vázquez

Para mí los negocios no se tratan de vestir un traje o de tener contentos a los accionistas, Son acerca de ser congruente, de ideas y concentrarse en lo básico.
Sir Richard Branson

El sexto hombre más rico de Inglaterra con una fortuna de más de cuatro mil seiscientos millones de dólares, no terminó la escuela preparatoria, ni acudió a ninguna universidad. Se trata de Sir Richard Branson, dueño del Grupo Virgin que aglomera a más de cuatrocientas empresas, entre las que hay aerolíneas, compañías de telecomunicaciones, compañías dedicadas a proteger la ecología y hasta una empresa que piensa ser la primera en ofrecer vuelos al espacio exterior para el público en general. Branson abandonó la escuela a los 15 años debido a problemas de dislexia. A pesar de que algunos de sus profesores le auguraron fracasar en la vida, la dislexia hizo a Branson ver los negocios de otra manera. Branson es un hombre pragmático, que no cree en los negocios de la manera tradicional,  en las  verdades absolutas de los liderazgos mesiánicos de cómo hacer las cosas, Branson prefiere presentaciones cortas, concisas, no le gustan las presentaciones donde no puede ver a la persona a los ojos. Obsesionado con la calidad del servicio y la satisfacción del cliente. Es un hombre que le gusta estar en control pero sabe delegar y lo más importante que se entusiasma ante cada uno de las empresas en las que se compromete.
El padre y el abuelo de Branson fueron abogados connotados, su abuelo fue el Honorable Sir George Arthur Harwin Branson, juez de la Suprema corte de justicia inglesa y su madre se dedicó, de acuerdo al libro autobiográfico de Branson, Losing My Virginty, a ponerle a él y sus hermanas pruebas físicas desde temprana edad para que fueran conscientes de sus capacidades. Richard Branson nació el 18 de Julio de 1950  en Blackheath al sur de Londrés, y cuando abandonó los estudios fundó una revista cultural para estudiantes llamada The Student, la cual fue un éxito, en ella comenzó a anunciar discos que vendía vía correo a un mejor precio que las tiendas de discos establecidas. Con el tiempo Branson pudo poner su propia tienda. El nombre de Virgin, lo sugirió un de sus primeras empleadas, por ser todos nuevos en el negocio.  A finales de los década de los sesenta la gente veía a la música como una de las formas de protesta, como lo escribe Branson en su libro de memorias Losing My Virginity:
Existía una gran conmoción en torno a la música; tenía un sentido político, anárquico, condensaba el sueño de una joven generación que quería cambiar al mundo. También me di cuenta que la gente que nunca hubiera pensado en gastar 40 chelines en una comida, gastaba ese mismo dinero sin dudarlo en comprar el más reciente disco de Bob Dylan.
También existía en Branson otro motivador al poner su primera tienda de discos:
Queríamos que la tienda de discos de Virgin fuera un lugar al que la gente quisiera ir, queríamos crear lazos con los clientes y queríamos vender más barato que las demás tiendas. (Losing My Virginty)
En cinco  días de trabajo Branson, sus amigos y socios construyeron las repisas y metieron sofas y cojines en el lugar, repartieron volantes por las calles. El día de la apertura había más de 100 personas en una larga fila afuera de la tienda. Incluso Branson recuerda que el primer disco que vendió en la tienda fue uno del grupo Tangerine Dream.
Pero Branson vio que el negocio de la música estaba en grabar discos, así en 1971 compró una casa en la campiña y fundó Virgin Records, la firma se arriesgó a grabar discos de grupos que otras disqueras rechazaban o desconocían como Mike Oldfield. El 25 de mayo de 1973 Virgin Records presento sus  primeros 4 discos incluyendo Campanas Tubulares de Mike Oldfield que se convirtió en un éxito, incluso se volvió parte del soundtrack de la película El Exorcista. Campanas Tubulares le dio a Branson a ganar el primer millón de dólares de la disquera. Después de algunos años difíciles sin otro éxito Branson comenzó a grabar a grupos que tocaban lo nuevo y más revolucionario en la música: el Punk. Un grupo rebelde y que había tenido problemas con sus disqueras quería grabar un disco con el nombre de Dios salve a la Reina, para el jubileo de plata de la Reina, Branson fue el único que se atrevió a firmar con los Sex Pistols y en una sola semana vendió cien mil copias del disco. Virgin Records fue un éxito para Branson, fue la empresa que inició todo lo demás. Lanzando a artistas como Culture Club, el primer disco solista de Phil Collins, incluso el último disco que firmó Branson fue Voodoo Lounge  de los Rolling Stones. Durante los ochenta surgen Virgin Books, dedicada a libros acerca de la música, Virgin Games dedicada a lanzar juegos para computadoras, Branson compra el bar gay Heaven en Londres. Virgin Balloons Fligths empresa dedicada a los vuelos de globos aerostáticos.
En 1984 en una conferencia de prensa Branson anunció el lanzamiento de Virgin Atlantic una aerolínea. Para la década de los noventa Virgin Atlantic cayó en un momento difícil principalmente por una campaña en su contra por parte de British Airways que sintió amenazada su supremacía en las rutas largas desde Inglaterra. Virgin Atlantic se vio al borde de la quiebra y en 1992 Branson, contra su voluntad y en un movimiento estratégico y de credibilidad para Virgin Group, tuvo que vender Virgin Records en sus propias palabras Branson dice en su autobiografía Losing My Virginty: Aunque salvé a la aerolínea, sentí que había asesinado algo dentro de mí. En 1996 Branson creó una nueva disquera a la que llamó V2.
Richard Branson fue nombrado por Caballero por la Reina Isabel en Diciembre de 1999. En 2004; Branson fundó Virgin Galactic una empresa dedicada al turismo espacial. En marzo de 2012 el cliente o astronauta como los llama Virgin Galactic número 500 firmó a la lista de futuros clientes de la empresa. En la actualidad Branson mantiene una cuenta de twitter @richardbranson y un blog en la página de Virgin Group.
 Las oportunidades de negocios son como los autobuses, siempre viene otro atrás.
Sir Richard Branson.

Publicado en empresasy dinero.com el 15 de Marzo de 2013
Imagen: guardian.co.uk