jueves, 7 de marzo de 2013

Materiales que se reparan a sí mismos


Dentro de las tecnologías que marcarán la línea en este 2013 de acuerdo con el Foro Económico Mundial se encuentra la biomimesis. Destinada a cambiar por completo la forma en la que utilizamos ciertos materiales a nuestro alrededor.
 Armando Enríquez Vázquez 
Siguiendo con otro de los desarrollos científicos, que de acuerdo con el Consejo de la Agenda Global sobre Tecnologías Emergentes del Foro Económico Mundial prometen cambiar nuestro mundo en este 2013, se encuentra el estudio de nuevos materiales capaces de regenerarse o “curarse” a sí mismos. La biomimesis es una rama de la ciencia que enfrenta problemas del hombre moderno atacándolos como los haríamos los organismos vivos. Biomimesis, significa imitar a la vida. Partiendo de la base que muchas de las soluciones tecnológicas que el hombre enfrenta no requieren soluciones nuevas porque han sido solucionadas desde hace millones de años por la naturaleza.
Ejemplos de la biomimesis los encontramos en inventos como el plástico biodegradable y el Kevlar. Actualmente existen muchos proyectos de la biomimesis en todo el mundo; crear edificios que no necesiten aire acondicionado a partir del ejemplo de los termiteros del África subsahariana donde a pesar de los cambios drásticos de temperatura el interior de las construcciones hechas por las termitas se mantiene siempre fresco. La creación de bastones para ciegos que sean capaces de avisar de la geografía del terreno al usuario como lo hace el sonar de los murciélagos.  Pegamentos basados en las patas de los gekos, cuerdas para paracaídas y otros usos rudos basados en telarañas.
Sin duda uno de las investigaciones más interesantes y de gran utilidad es la de materiales que se reparen a sí mismos, como si cicatrizaran o se curaran. Son materiales inteligentes capaces de recomponer una rasgadura, rayón, daños en su superficie, grietas, incluso el desgaste normal causado por el tiempo y el uso y que lo hacen sin la intervención del hombre.
Aunque las aplicaciones y  productos en los que se prevé que se utilicen estos materiales no son pocos,  los que se encontraran a la venta en un futuro próximo sí lo son. La firma estadounidense Autonomic Materials podría poner próximamente a la venta un material para recubrir barcos y grandes estructuras en el mar, como plataformas petroleras, y que evita la corrosión natural dañe el metal, este material se autorepara, con el desgaste normal. Se cree que otro gran mercado para este tipo de materiales está en las pantallas de los teléfonos celulares y las tablets que con el uso diario se rallan. Incluso materiales transparentes de gran grosor que puedan sustituir al vidrio cada día más utilizado en las grandes construcciones. Así como cementos y materiales estructurales. En la Universidad Case Western Reserve de Cleveland el Profesor Stuart Rowan ha desarrollado un polímero que se regenera como respuesta a ser expuesto a un rayo de luz ultravioleta, una aplicación sugerida por Rowan es en la pintura de los automóviles, adiós a rayones.
En la Universidad de Bristol en Inglaterra se está investigando, con el sistema circulatorio como modelo a copiar un sistema que sea capaz de reparar fisuras y grietas en la próxima generación de aeronaves. Aunque en palabras del encargado de la investigación el Profesor Ian Bond, las tecnologías de autoreparación no han logrado reparar los materiales completamente a su estado original, siempre queda un mínimo vestigio de daño.
Mientras que en la Universidad de Stanford, un grupo de investigadores cuyo líder es el Profesor Zhenan Bao han creado un material sintético sensible al  tacto y capaz de autorepararse a temperatura ambiente.
La llegada de estos materiales representa un ahorro en materias primas, una mayor vida de los productos creados con estas tecnologías y gran ahorro para los consumidores. Esperemos ver pronto todas estas maravillas al alcance del hombre de la calle. 

Publicado en blureport.com.mx el 5 de Marzo de 2013
Imagen:vitodibari.com