martes, 12 de mayo de 2015

Adela Sequeyro pionera del cine mexicano.




Actriz, escritora, directora de cine y hasta cronista taurina, Adela Sequeyro permaneció en el olvido como muchas mujeres ligadas con la historia cultural de México.
Armando Enríquez Vázquez
Entre las mujeres que iniciaron nuestro cine existieron actrices, escritoras, empresarias y directoras, que por la forma tan particular y manipulada que tienen los historiadores machistas para escribir la historia del cine nacional y en general del país desaparecieron de las páginas oficiales hasta que alguien más hurgó en la historia a conciencia. En este caso se trató de Marcela Fernández Violante quien redescubrió y rescató del olvido de la industria cinematográfica y de la historia cultural del país a Adela Sequeyro.
Adela Sequeyro nació en el puerto de Veracruz el 11 de marzo de 1901, su familia de clase media se vio afectada de manera drástica en su forma de visa por la Revolución que los obligó a mudarse del puerto al pueblo de Cuautitlán, cercano a la capital del país.
En un principio Adela se dedicó al periodismo donde firmaba con el seudónimo Perlita las crónicas taurinas que escribía para el Universal Taurino.  Además, Adela escribía para diarios como El Demócrata y trabajaba en el radio. Amiga de los estridentistas, uno de los movimientos artísticos de nuestro país más subvaluados, en especial de Manuel Maples Arce y de Árqueles Vela, Adela escribió y publicó poesía erótica, a principios de la década de los años veinte trabajó como actriz tanto en teatro como en las primeras películas de cine mudo nacional, entre las que destacó El hijo de la loca que también marcó su debut en el cine en 1923.
Con la llegada del cine sonoro la veracruzana tomó parte en películas como El prisionero trece de Fernando de Fuentes y Mujeres sin alma codirigida por Juan Orol. Al parecer fue entonces cuando comenzó a hacerse de nociones de dirección. Mujer de izquierdas fundó en 1935 junto con el famoso camarógrafo Alex Phillips, Ramón Peón y Mario Tenorio la cooperativa Éxito, firma que produjo un argumento, escrito por Adela, estelarizado por ella y que dirigió junto con Peón. De esta manera Adela hizó su debut como directora en el cine de nuestro país. La película se llamó Más allá de la muerte y trata de Yolanda una mujer que se siente relegada por su marido y se enamora de un torero. El melodrama no tuvo éxito en taquilla y Éxito desapareció. Poco de después, en 1937,  Sequeyro junto con su marido el actor  Mario Tenorio fundó una nueva cooperativa que esta vez se llamó Carola, esta vez Sequeyro dirigió sin asistencia de nadie un nuevo argumento suyo. La mujer de nadie, un melodrama sobre una mujer y tres amigos bohemios con los que ella se relaciona y al final abandona sin haber decidido por ninguno de los tres.
La mujer de nadie fue de nuevo un fracaso en taquilla. Sin embargo más de un crítico elogió la película de Sequeyro.
…precisamente lo que nos hace falta ante tanto charro, tanta china, tanto pulque y tanto tequila. Escribió el crítico de cine Rajena.
Adela en sus películas mostraba a mujeres sensuales, sexuales y que poco tenían que ver con el modelo sumiso y secundario impuesto a las mujeres no sólo en el cine nacional sino en la sociedad mexicana tan reaccionaria.
Al año siguiente, 1938, Adela consiguió dinero para producir y dirigir Diablillos de arrabal, un melodrama que tenía paralelismo con un serie norteamericana de la época al retratar a pandillas rivales de niños que hacen frente común para defenderse de un grupo de adultos. Una vez más la película fue un fracaso económico.  Adela se retiró de la dirección de cine, así como del guionismo y la producción. Solo regresó a los sets para actuar en dos películas más, en 1945  Los misterios del hampa de Juan Orol y en 1949 para la película de Julio Bracho La Posesión.
Tras el fracaso de Diablillos del arrabal, Adela regresó a escribir para diferentes diarios.

Adela Sequeyro murió el 24 de diciembre de 1992 a los noventa y un años de edad.

publicado en mamaejecutiva.net el 4 de mayo de 2015
imagen:wfpp.cdrs.columbia.edu