viernes, 29 de mayo de 2015

La importancia de una televisión pública independiente. (Segunda parte)



La reforma en telecomunicaciones creó el SPR. Una nueva oportunidad del estado para ofrecer contenidos atractivos y no las mismas historias aburridas de siempre.


Armando Enríquez Vázquez

El 13 de julio de 2014 entró en vigor la nueva ley del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano dando cuerpo al órgano rector y operativo de la radiodifusión pública en México. La creación de este organismo fue  promovida por el gobierno de Enrique Peña Nieto, en su reforma en materia de telecomunicaciones.
La ley establece como patrimonio del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, conocido como SPR, en primer lugar los recursos que se le asignen en el presupuesto de egresos de la federación, como fuentes secundarias y terciarias de financiamiento la ley contempla servicios de producción a externos, excluyendo la emisión de mensajes comerciales y venta de publicidad. Además los donativos, patrocinios, legados y/o derechos que personas físicas y morales hagan al sistema.
Los patrocinios pueden, de acuerdo a la ley, financiar la producción de segmentos o programas enteros y la operación o instalación de sistemas de radiodifusión del Sistema.
Entre los principios rectores del SPR se enumera una larga lista de acciones y temáticas todas ellas relacionadas con la promoción del conocimiento científico y cultural, la difusión de valores cívicos, derechos humanos y libertades.
Finalmente entre los miembros de la Junta de Gobierno que rige al SPR se encuentran, además del presidente del SPR, un funcionario de la Secretaria de Gobernación, uno de la Secretaria de Salud y otro de la Secretaria de Educación Pública y tres de los integrantes de un Consejo Ciudadano, formado por nueve consejeros independientes y especialistas en radiodifusión, en teoría.
Entre las atribuciones del SPR destacan coordinarse con los medios públicos federales para garantizar el cumplimiento de sus fines, esto es coordinarse con Canal Once, Canal 22 y Una voz con Todos en materia de televisión y con IMER en el caso de la radio. Además el SPR debe colaborar y coadyuvar con los sistemas de radiodifusión publica estatales y municipales.
Hace ya ocho meses el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, entró en funciones y esperemos este año comenzar a ver que son capaces de hacer.
 Sin embargo en el marco de la reforma de telecomunicaciones hay una frase faltante en esta ley; Competencia en el sector.
Peña Nieto al plantear la reforma en 2013 hizo hincapié en la necesidad de fomentar la competencia en el sector. Una competencia que sobretodo Canal Once había hecho realidad en los sexenios pasados con la mejor barra infantil en la oferta de la televisión abierta y más tarde al utilizar el formato de series nacionales dentro de su programación. Pero desde la llegada de Peña Nieto al poder y los nombramientos de los actuales directores de Canal Once y Canal 22, la televisión pública dio un salto hacia atrás, retomando una programación sosa y poco atractiva en cuanto a la producción nacional se refiere.
La efectividad de una televisión pública radica en la fortaleza  de su programación, en lo atractivo que sea, en la variedad de su oferta sobre todo en el campo de la producción propia. Con una junta de gobierno que parece más un ministerio de propoganda, al tener entre sus miembros a tres burócratas cuya preocupación sin duda será cuidar los intereses ideológicos del partido en el poder, difícilmente habrá logros en la programación televisión pública. La ausencia de un miembro del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes entre los tres funcionarios federales hace evidente el carácter de censura y demagogía que el gobierno federal quiere imprimir al SPR.
Otro factor no mencionado en la ley es el entretenimiento, cualquier medio de comunicación moderno sabe que el entretenimiento es el mejor medio para hacer llegar mensajes de cualquier tipo. Educar y promover valores no tiene por qué convertirse en una especie de aburrida clase, solemne documental, docto talk show o noticiero manipulados únicamente. El noticiero cultural de canal 22 parece tener como objetivo confirmar a la opinión pública lo aburrida que es la cultura.
La ley hace énfasis en producción de documentales, noticieros veraces y promoción del cine. Una receta que desde hace ya muchos años demostró ser infalible para que el televidente normal cambie de canal a los treinta segundos.
Lo más triste es que nuestros canales oficiales se llenan de programas extranjeros que poco interesan o atraen a los espectadores y que además en ocasiones podemos encontrar en otros canales de la televisión de paga o de los sistemas estatales de televisión como sucede con producciones de la Deutsche Welle que pasan por Una Voz para Todos, KW y el Instituto Morelense de Radio y Televisión. Esto sin contar que algunos de ellos fueron producidos hace ya más de cinco años y muchas veces la información es ya obsoleta. Desafortunadamente la producción nacional esta reducida a desarrollar ad nausea los mismos formatos, esquemas y temas; talk shows, noticieros, programas turísticos y culinarios, programas de bajo costo de producción que a estas alturas ya poco atractivo o novedad tienen y debilitan a la radiodifusión pública.
En nuestros canales públicos no existe la promoción o canalización de proyectos de gran envergadura, ni mediana siquiera a posibles patrocinadores, en pocas palabras, si estos sistemas públicos no tuvieran una partida dentro de los presupuestos estatales o federal muy probablemente se encontrarían en peores condiciones de las que se encuentran o ya hubieran desaparecido. No es posible que el Canal 22 tenga repeticiones de un programa que trata de obras de teatro que ya no están en cartelera.
Es imperativo que el SPR contemple entre sus áreas operativas un área de ventas no sólo al extranjero si no de las producciones que le interesen y que puedan tener grandes costos para el sistema y que con la ayuda de empresas, fundaciones culturales privadas y ONG`s de forma que la televisión pública salga del círculo vicioso y letargo en el que vive,  que sea capaz de competir primero con la televisión abierta privada nacional y también a conquistar mercados en el exterior.

publicado en roastbrief.com,mx el 9 de marzo de 2015
imagen deathtoStock