jueves, 16 de mayo de 2013

El fracaso de la Unión Europea



Mientras Bruselas, respaldada por Berlín y el FMI, trata de obligar a Europa a la austeridad, las ultraderechas nacionalistas y el malestar social están por acabar con la discusión y con la Unión Europea.
Armando Enríquez Vázquez

Grecia, España, Portugal, Irlanda, Italia, Chipre han sido víctimas de la rigidez mental, la intransigencia y la poca visión del Banco Europeo, el gobierno de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional que han puesto en los límites de pobreza extrema a cientos de miles de habitantes de Europa, han provocado el enojo de la sociedad y puesto en jaque la estabilidad social de la región. Lo que es peor son los causantes del resurgimiento de la xenofobia y el ultra derechismo en toda Europa. Ni Francia, ni el Reino Unido están dispuestos a caer en las ideas de austeridad que quiere imponer el gobierno de la Unión y han enfrentado sobre todo Francois Hollande y Angela Merkel la única cabeza de un gobierno partidista de continuar con las medidas draconianas de austeridad.
Aurora Dorada en Grecia, Jobbik en Hungría, El frente Nacional de Marine Le Pen  en Francia, Ataka en Bulgaria, y ahora el UKIP en Inglaterra, son los nombres de nuevas fuerzas políticas de ultraderecha que están cobrando importancia en la escena política europea tras el abandono de la unión por la voracidad de la usura.
La austeridad está siendo cuestionada a nivel mundial como modelo correcto para superar las crisis económicas, lo mismo que el modelo demócrata, que se autopromoción como la forma óptima de gobierno, incluyente, con sus partidos que apoyan la tolerancia y equidad, hoy todo está siendo revalorado. Porque la democracia ha resultado no ser equitativa, ni incluyente, ni siquiera representativa. Los triunfos de un partido populista de izquierda como el Movimiento 5 estrellas es capaz de poner en jaque la estructura del gobierno italiano y dejar a ese país sin presidente por más de un mes. La gente, alrededor del mundo, está harta de los partidos y los políticos que se han olvidado de sus representados.  Los grupos radicales de izquierda y derecha avanzan no sólo en Europa si no a lo ancho y largo del mundo, veamos tan sólo el ejemplo de Estados Unidos donde una derecha anglosajona, protestante, blanca en su mayoría con poder político y económico fuerte ataca de manera enardecida diariamente a un presidente por el simple hecho de ser negro.
En la más reciente encuesta que la empresa ICM hizo para el diario británico The Guardian, se muestra la caída de los tres principales partidos en Inglaterra y el surgimiento del partido UKIP, (United Kingdom Independence Party) un partido ultranacionalista que exige la salida del Reino Unido de la Unión Europea. De acuerdo con la encuesta este partido subió 9 puntos en la popularidad entre los ingleses ubicándose en el 18%, el porcentaje más alto en su historia. El partido fue fundado en 1993. Mientras que el Partido Laborista y el Conservador cayeron cuatro puntos porcentuales cada uno.
Otra encuesta llevada a cabo por el Pew Research Center,  a lo largo y ancho del viejo continente revela que el nuevo enfermo Europa es la Unión Europea. De acuerdo con el Centro 46% de los europeos están en contra de la unión y 46% a favor, dejando a un 8% de indecisos.
A pesar de que, al parecer la gran mayoría de los europeos, de acuerdo a la misma encuesta de Pew, está contenta con la moneda unitaria, es la juventud de los diferentes países miembros la que cada vez cree menos en el proyecto de unidad. El futuro para la Unión Europea no es prometedor sí Berlín es incapaz de enfrentar la crisis de Europa de otra manera.
Europa enfrenta la recesión más larga de su historia y todo parece que esta continuará por la cerrazón del gobierno de la Unión y sus aliados, aunado a la sumisión actual de la mayoría de los gobiernos locales.
Este año los ingleses preparan un referéndum cuyo tema es la permanencia de la Isla en la Unión Europea. Si ganan los secesionistas que va a hacer el gobierno inglés, con que va a amenazar la Unión Europea; Inglaterra no es Grecia, ni España, ni necesitan congraciarse con nadie como bien lo ha demostrado la historia.
¿Acaso estamos a punto de ver desmoronarse a la Unión Europea?

Publicado en blureport.com.mx el 15 de Mayo de 2013
Imagen: ocw.uc3m.es