jueves, 30 de mayo de 2013

Una pasión secreta inmortalizada en un auto.






El Espíritu del Éxtasis es más que una escultura. Más que un logo. Mucho más que un símbolo es una historia de amor secreta que ha sobrevivido más de 100 años en el cofre de uno de los autos más elegantes.
Armando Enríquez Vázquez
Para 1910, se había vuelto una moda el poner una estatuilla en la parte frontal de los automóviles, a veces sobre la tapa del radiador. Algunas marcas comenzaban a identificarse de esa forma. Seis años atrás el primer automóvil de la firma Rolls Royce se había dado a conocer en la exhibición de Paris. Durante esos primeros años Rolls Royce no tenía ningún diseño en el cofre de su auto. Pero a medida que algunos clientes comenzaron a poner estatuillas a su gusto en los modelos de Rolls Royce, asunto que no hizo muy felices a los señores Royce y Rolls, se buscó una estatuilla para distinguir a los automóviles de la marca.
Claude Goodman Johnson, el tercer socio de Rolls Royce y encargado de las ventas de la empresa, quien fungía, además, como gerente director de la misma, comisionó en 1910, a su amigo y escultor Charles Sykes para el trabajo. Goodman que era admirador de la escultura griega clásica, le comentó a Sykes que la figura que creara debería no sólo capturar la esencia de la marca, si no tener la belleza de diosa Niké, la diosa alada de la victoria, cuya estatua en el Louvre maravillaba a Johnson. Sykes había realizado ya algunos trabajos de diseño y pinturas al oleo para la marca, incluido el catalogo de Rolls Royce de 1909/1910.
La idea final de Sykes resultó no menos impactante y duradera, a pesar de que su modelo fue más mundana. Hacía poco tiempo que otro amigo le había encargado a Sykes una figura para el cofre de su Rolls Royce, en aquella ocasión se trató de un aristócrata inglés de nombre John Walter Edward Scott-Montague, que con el tiempo se convirtió en el Lord de Montagu. La condición de Montague fue que Sykes utilizara como modelo a su secretaria y amante Eleanor Velasco Thornton. Todo se hizo con la máxima discreción, puesto que el romance de conocerse pondría en peligro el matrimonio y la posición política de Montague, por ser un amor prohibido dado, no sólo el estado civil del aristócrata, sino también la gran diferencia de clases sociales entre Montague y la joven.
El resultado fue una estatuilla que hoy se conoce como The Whisper (el Susurro.) y que representa a una mujer inclinada con la ropa al vuelo por la velocidad y llevándose el dedo índice a los labios en señal de secrecía, un chiste privado acerca del amorío de Montague que crecía por haber sido la misma Eleanor Thornton la que modelo para la estatuilla. Cuando Johnson le pidió a  Sykes la figurilla para decorar el automóvil, Sykes inmediatamente se imaginó a Thornton como la modelo para la misma.

El diseño terminó siendo el que conocemos de la mujer inclinada disfrutando la velocidad mientras el viento levanta su ropa. El nombre de la estatuilla es El Espíritu del Éxtasis y de acuerdo con Sykes tiene todo aquello que Johnson le pidió. Este espíritu ha escogido viajar en carretera como parte de su máximo deleite y ha iluminado el frente de los Roll Royce revelándose contra el aire fresco con el sonido musical que produce sus ropas al volar contra él. Así describió Johnson al Espiritu del Éxtasis.
 Pequeños cambios se han hecho a los más de 100 años que tiene la estatuilla. Al principio la estatuilla era un aditamento opcional de los Rolls Royce. Hasta 1914 la estatuilla se recubría de plata, a partir de ese año El Espiritu del Éxtasis se recubrió de níquel y cromo para evitar que se convirtiera en un objeto que atrajera a los ladrones. En 1920 se presentó a competencia en Paris una versión de oro, que desde entonces ha estado en el catalogo de opciones para los compradores del automóvil. Una versión con la mujer hincada se encargó a Sykes en 1933 y se utilizó en los modelos Phantom III de 1936 a 1939. Después se volvió a utilizar el primer modelo. A lo largo de la historia de Rolls Royce la estatuilla ha sufrido 11 modificaciones.
 Hoy la estatuilla se hace de acero inoxidable y existen las versiones bañadas en plata y oro. Además en los últimos modelos la estatuilla tiene un mecanismo que la hace retraible y la esconde. Asímismo la figurilla se retrae si es golpeada desde cualquier ángulo.
En 1915, Eleanor  y Montague abordaron el barco SS Persia, para llevar a cabo unos trabajos en la India. El 30 de Diciembre un submarino alemán lanzó un torpedo contra el barco. Montague sobrevivió el hundimiento del barco. Eleanor no. 

Publicado en Thepoint.com.mx el 28 de Mayo de 2013
Imagenes: darkforce.com 
               dyers-rolls-royce-bentley.co.uk