viernes, 24 de mayo de 2013

Los hermanos Dodge




Dos hermanos que se dedicaron a la construcción de motores en los inicios de la industria automotriz apoyaron y más tarde desafiaron al mismísimo Henry Ford.
Armando Enríquez Vázquez

John Francis Dodge nació en 1864, su hermano Horace Elgin cuatro años después, ambos en la población de Niles en Michigan, Estados Unidos. Inseparables durante la infancia, John y Horace mantuvieron esa unión fraternal a lo largo de su vida. El padre tenía una fragua y hacía piezas de maquinaria. En 1886 la familia se mudó a Detroit en donde los hermanos se emplearon en una empresa que fabricaba calderas, algo que muchos años después detonó en una firma de millones de dólares: Dodge.
Poco tiempo después los dos hermanos cambiaron de trabajo y cruzaron el rio Detroit para trabajar en un una empresa canadiense en la ciudad de Windsor, Ontario. Ahí fue donde Horace imaginó y creó un balero que no acumulaba polvo y lo patentó en 1897, entonces junto con su hermano se asociaron con una empresa de Detroit y comenzaron a fabricar bicicletas,  sin embargo Horace quería construir un automóvil.  Empezaron, por el principio construyendo partes para los motores.
El primero en fijarse en ellos, cuando hacían sus bicicletas,  fue Ransom Eli Olds, el fundador de Oldsmobile y cuya empresa se llamaba Olds Motor Vehicle Company, Ransom Eli encargó a los hermanos los motores para su empresa. La empresa que fundaron los hermanos se llamaba Dodge Brothers y estaba ubicada en Detroit. Poco tiempo después se acercó a ellos Henry Ford y les ofreció una parte de las acciones de su empresa, así como ser uno de los proveedores importantes para la empresa que precedió a Ford Motor Company. Esto hizo que los hermanos amasaran una fortuna de manera muy rápida.
La aristocracia de Detroit no los quería, por violentos y temperamentales. Se dice que en cierta ocasión John pelándose con el dueño de una cantina lo obligó a punta de pistola a bailar en el escenario del establecimiento y después para celebrar lo mal que el hombre había bailado, rompió gran cantidad de vasos del lugar estrellándolos en las paredes. Obviamente su conducta no pasaba desapercibida, así que alguna vez el editor de un periódico local critico a Dodge y sus compañeros de parrandas, lo que enfureció a John y se presentó en casa del editor para amenazarle de muerte.
Horace que se dice era taciturno, no estaba, sin embargo, exento de exabruptos y  en cierta ocasión que no podía echar andar su automóvil, con el crank golpeó hasta dejar inconsciente a un hombre que se burló de él y sus fútiles intentos por echar a andar el auto, para inmediatamente después continuar en sus intentos por arrancar el carro.  Las solicitudes de ambos hermanos por  pertenecer al Country Club  y otros sitios de reunión de la sociedad de la ciudad fueron rechazadas. Entonces, Horace compró un enorme terreno al lado del Country Club y mandó construir una ostentosa mansión, enormes jardines y un gran embarcadero, que opacaba la casa de Country Club y según el mismo Horace decía; la hacía ver como una simple choza.
Esa violencia y forma intempestiva de actuar, sitúa también a los Dodge como los rompehuelgas de Ford y los encargados de eliminar a los obreros quejumbrosos. La participación como accionistas en Ford Motor Company, hizo que los hermanos poseyeran dos de las más importantes fortunas de Michigan, y tal vez de los Estados Unidos en su momento. Incluso, John fue vicepresidente de Ford Motor Company, ya que en un principio los hermanos Dodge fueron el soporte económico para que Ford fundara su empresa.
La sociedad entre los Dodge y Ford duró diez años, de 1903 a 1913. En 1914 Ford concluyó los trabajos de su planta de manufactura y ya no necesitaba a los Dodge como proveedores, por lo que les planteó a los hermanos subarrendarles la planta para que ellos se hicieran cargo de la manufactura, oferta que los hermanos rechazaron. En ese momento la idea de fabricar su propio automóvil estaba más que platicada entre John y Horace.
Los Dodge tenían una ventaja; conocían todas las debilidades del Modelo T de Ford. Ellos anunciaron que terminaban la producción de partes para Ford y el lanzamiento de su propio automóvil. El 14 de Noviembre de 1914 el primer Dodge salió de la línea de ensamblaje, era mucho mejor que el Modelo T y sólo cien dólares más caro. Ford estaba furioso por lo que anunció que la empresa dejaría de pagar dividendos a sus accionistas. Lo cual perjudicó a los Dodge que eran todavía accionistas de Ford Motor Company, que eran dueños del 10% de las acciones.

Fue entonces cuando John y Horace decidieron demandar legalmente a Ford, al mismo tiempo los hermanos consiguieron una orden judicial que prohibía a Ford utilizar las ganancias de la empresa para expandir la planta productiva de la misma. Pero Ford que era un hombre astuto y demagogo, concedió una entrevista a un diario local de Detroit donde manifestó que su única meta era darle mejores condiciones de vida a los americanos y que ningún empresario debería hacerse exageradamente rico a través de sus productos, sólo lo necesario. Con eso Ford se ganó a la opinión pública. Ese fue, también, el centro de su testimonio frente al juez durante el juicio promovido por los Dodge.
Al final del día los Dodge ganaron  la demanda. La cifra que ganaron les permitió fortalecer la producción del Dodge. Según una nota del New York Times, los hermanos ganaron al empresario automotriz la suma de sesenta millones de dólares. Los automóviles fabricados por los hermanos fueron un éxito y fueron utilizados por el ejército americano incluso en la expedición punitiva que los norteamericanos hicieron buscando a Pancho Villa. Camiones y ambulancias embarcados para la I Guerra Mundial eran Dodge.
Para 1920 Dodge era la segunda marca en ventas en los Estados Unidos.
Ese mismo año en enero los Hermanos Dodge en un viaje de negocios en Nueva York contrajeron la influenza española, una pandemia que causó estragos en el mundo entero y se cree que entre  1918 y 1920 este virus mató a unos 25 millones de personas en el mundo. John murió el 14 de enero en Nueva York, meses después, y como consecuencias de los daños que la influenza dejó en sus pulmones y una cirrosis, Horace murió en Florida el 10 de diciembre de 1920.
La empresa siguió funcionando algunos años bajo el mando de las viudas, que finalmente en 1925 decidieron venderla a Dillon Read investment bankers, una firma de Nueva York, que también rescató a Goodyear en esa década. En 1928 la empresa fue vendida al empresario automotriz William P. Chrysler que hacía unos años había fundado su propia compañía.
Hasta la fecha Dodge es una de las marcas de Chrysler.

Publicado en thepoint.com.mx el 21 de Mayo de 2013
Imagen: wikipedia.org
             allpar.com