martes, 21 de julio de 2015

Esther Luque Muñoz la primera farmaceuta mexicana.



En épocas en que las mujeres eran mal vistas en los círculos de la ciencia de nuestro país, Esther Luque logró conquistar un lugar en farmacólogos y químicos.
Armando Enríquez Vázquez
Entre las mujeres que no se dieron por vencidas frente a un mundo machista se encuentra Esther Luque Muñoz, la primera mujer en egresar de la carrera de farmacia en nuestro país.
Esther nació el 10 de diciembre de 1884 en la ciudad de Pachuca, en el estado de Hidalgo y se sabe que en 1903 inició la carrera como farmacéutica en la Escuela Nacional de Medicina. A lo largo de los siguientes tres años Luque hizo sus prácticas en el Botiquín del Hospital San Andrés y en el del Hospital Juárez que estaban bajo las órdenes de Juan Manuel Noriega el primero y de Francisco Cienfuegos el segundo.
La carrera estaba estructurada de manera que el estudiante aprendía el primer año, farmacia teórico-práctica. En el segundo se estudiaba; historia natural de las drogas simples y análisis químico general, para finalizar el tercer año con los conocimientos de un segundo curso en análisis químico general. Una vez que Esther hubo aprobado las asignaturas y tras sus prácticas obligatorias la joven presentó su tesis titulada: Algunas consideraciones sobre la utilidad e importancia de los estudios bacteriológicos en la carrera de farmacéutico.
El 27 de septiembre de 1906 Esther Luque realizó su examen profesional el cual aprobó convirtiéndose en la primera mujer farmaceuta en México. A Lo largo de su carrera profesional Luque dio clases en diferentes instituciones comenzando por la Escuela Nacional de Artes y Oficios (ENAO). La Facultad de Ciencias Químicas y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, estas dos últimas pertenecientes a la UNAM. A pesar de ser una persona muy reservada pues no existen registros de su vida privada, Luque no se rindió frente a una academia donde dominada por hombres y en la cual muchas veces fue la única mujer.
Luque no abandono la docencia hasta 1944 años en que se retiró. En 1921, se le otorgó el titulo honorario como química.
Además de la docencia Esther Luque trabajó en el Laboratorio Central desde 1921 hasta 1934, un organismo dependiente del Consejo Superior de Salubridad y en 1939 se integró al Instituto de Salubridad y Enfermedades Tropicales.
Esther Luque murió el 24 de febrero de 1949 en la Ciudad de México.

publicado en mamaejecutiva el 13 de julio de 2015
imagen: quiminet.com