lunes, 20 de julio de 2015

El femenino invento del doctor Haas.




En la década de los años treinta del siglo pasado, el doctor Earle Haas, presentó una patente que no lo hizo millonario a él pero muchos otros sí.
Armando Enríquez Vázquez.
Earle Haas fue un médico osteópata que nació en 1888, se graduó en la universidad de Kansas.  A pesar de dedicarse a la práctica de su profesión, Haas también se dedicó a inventar y perfeccionar implementos relacionados con las mujeres. Una vez finalizados sus estudios Haas se mudó a Denver, Colorado para ejercer.
Entre las cosas que inventó fue diafragma anticonceptivo cuyo patente vendió en cincuenta mil dólares, pero su inventó más recordado e importante fue un dispositivo para absorber el flujo menstrual que pasó a la historia con el nombre de Tampax.
Impulsado por las quejas de su esposa acerca del uso de trapos par contener el flujo menstrual y se dice que tomando la idea de una amiga que utilizaba esponjas durante los días de su menstruación decidió crear una dispositivo para que las mujeres contuvieran el flujo.
Si bien el uso de tapones vaginales está documentado desde tiempos de los egipcios cuando las mujeres utilizaban papiro humedecido, en el siglo V A.C., Hipócrates describió un utensilio utilizado por las mujeres griegas que consistía en un trozo de tela de lino contenido por una fina corteza de árbol. Objetos de lana, papel, fibras de hierbas y algodón han sido algunos de los métodos utilizados por las mujeres para contener la menstruación de manera similar a los tampones. Incluso en Estados Unidos se vendían antes del invento de Haas algunas marcas tampones.
La aportación de Haas fue agregar un aplicador un contener el algodón entre dos tubos periscópicos de cartón uno de las finalidades de esto era que las mujeres no entraran en contacto directo con la menstruación.
Haas presentó su inventó a la oficina de patentes el 19 de noviembre de 1931 y esta le fue concedida el 12 de septiembre de 1933. Haas se dedicó entonces a promover de manera infructuosa su invento. Incluso Johnson & Johnson lo rechazó. En 1936 Haas decidió vender la patente a una empresaria de origen alemán residente en Denver. Gertrude Tenderich pagó 32,000 dólares por el invento y se dedico a promocionarlo entre las mujeres y con anuncios en revistas dando a entender que los médicos aprobaban su uso por higiénico.



El primer anuncio de Tampax apareció en el suplemento American Weekly  el domingo 26 de julio de 1936 el encabezado publicitario decía: Bienvenido un nuevo día para la feminidad. Se hace hincapié a la protección sanitaria que se lleva de manera interna y se insinúa que el producto es aprobado por la Asociación Médica de Estados Unidos aunque si se lee bien la leyenda se entenderá que lo aprobado por la asociación es el anuncio.
Al principio Tenderich fabricaba los Tampax en su casa con una maquina de coser y una maquina de compresión propiedad de Haas. Eventualmente Tenderich también vendió la fábrica. Actualmente Tampax es parte Procter & Gamble.
Earle Haas murió en 1981, lamentando haber vendido su invento, aunque con la satisfacción de saberlo un éxito en el mercado.

publicado en thepoint.com.mx el 13 de julio de 2015
imagenes: mum.org