sábado, 12 de enero de 2013

Cáncer y antioxidantes.




Esta semana se publicaron dos informes que hablan de esperanza y desesperanza en la lucha contra el cáncer.
Armando Enríquez Vázquez.
A principios de la semana se publicó en el Journal of the National Cancer Institute,  el reporte anual sobre la situación del cáncer en los Estados Unidos. Los resultados parecen alentadores y marcan la reducción en las muertes por cáncer, en especial los tipos de cáncer relacionados con la sangre, como la leucemia. El informe señala también la disminución en la incidencia de cáncer de colón, pecho, próstata, recto, pulmones. Sin embargo el estudio señala el crecimiento en las muertes por cáncer de piel y los sarcomas.
El estudio pronostica que en unos 20 o 30 años será posible declarar la victoria total contra el cáncer de seguir así los indicadores. Pero no todo es miel sobre hojuelas, y al día siguiente el premio Nobel JIm Watson publicó un ensayo donde critica a los médicos por atacar el problema del cáncer únicamente desde el punto de vista genético y dejar a un lado otros factores que son los que impiden que hoy en día los tratamientos contra melanomas y sarcomas resulten efectivos. Jim Watson ganó el premio Nobel de fisiología y medicina en 1962 por sus trabajos el científico británico Francis Crick por haber descubierto y descrito la estructura de doble hélice de la molécula del ADN.
Watson que actualmente tiene 84 años de edad asegura en el ensayo publicado esta semana en la revista en línea Open Biology que el tratamiento de diferentes tipos de cáncer en estados muy avanzados, no está ya relacionado con la estructura molecular del cáncer como sugieren muchos estudios que aseguran que esta estrategia médica es la responsable en el éxito que día a día se tiene en los avances contra diferentes tipos de cáncer. Watson asegura que una vez que el cáncer ha avanzado las células comienzan a tener muy poco oxigeno para que terapias químicas o más agresivas tengan algún éxito. Lo mismo sucede en los casos de sarcomas y melanomas: Watson incluso señala a los culpables de esta situación: Los antioxidantes y dice que sea ha hablado tanto de las maravillas de los mismos que se nos olvida su lado oscuro.
La quimioterapia por ejemplo ataca a las células enfermas a través de sus radicales libres, unas moléculas conocidas como ROS son las encargadas de provocar que las células que tienen alguna deficiencia se autodestruyan. En un cuerpo normal y sano las moléculas ROS son contenidas por proteínas antioxidantes, pero en un cuerpo enfermo, su actividad es restringida por el consumo en exceso de antioxidantes, por lo tanto, se acelera el avance de la enfermedad y las metástasis.
El documento ha sido visto con escepticismo por algunos médicos y otros lo ven como solo una alternativa más en el tratamiento y curación de la enfermedad. Watson, también desestima que los esfuerzos por hacer un atlas de las células cancerosas vayan a ser útiles y dice que el retiro su apoyo el proyecto porque nunca lograran encontrar la cura tan necesitada por esa vía.
Watson pide a la comunidad científica creatividad y nuevos enfoques para acabar con el cáncer, de otra manera dice estaremos estancados en el mismo lugar dentro de 15 años.

Publicado en blureport.com.mx el 11 de Enero de 2013
Imagen: detailsofmylife.net