viernes, 18 de enero de 2013

Historias del dinero: Ingvar Kamprad, el mago que creó Ikea



Historias de Dinero: Ingvar Kamprad.
Armando Enríquez Vázquez
Cuando en 2006 Ingvar Kamprad estaba por cumplir 80 años declaró: “No me preocupa cumplir 80, tengo muchas cosas por hacer, no tengo tiempo para morir.”
Este año Kamprad cumplirá 87 años y a pesar de ser uno de los hombres más ricos del mundo sigue activo al  frente de la empresa que el fundó. A pesar de que en septiembre del año pasado existieron notas rumores y desmentidos de que Kamprad por fin pasaba la estafeta a sus hijos. La empresa de Ingvar Kamprad vale de acuerdo a declaraciones de él mismo a mediados del año pasado, unos nueve mil millones de Euros. Una empresa que surgió en 1943, cuando tras las buenas calificaciones del joven Ingvar su padre le dio un premio, mismo que el joven utilizó para crear su propio negocio al que llamo IKEA.
El nombre de la empresa surgió de unir las iniciales del nombre del empresario sueco I K, con las vocales E de Elmtaryd, la granja familiar donde nació el empresario en 1926 y  A de Agunnaryd, que es el nombre del poblado más cercano a la granja.
A pesar de contar con tan sólo 17 años de edad, IKEA no representaba el primer negocios del joven Ingvar,era mas bien la continuación, con anterioridad  había logrado crear un muy lucrativo negocio comprando cerillos a granel en Estocolmo y vendiéndolos por unidad en las cercanías de la granja y el pueblo, conforme fue ganado dinero y clientes, Ingvar, expandió el negocio a pescado, decoraciones navideñas, bolígrafos y lápices. Cuando invirtió el premio y fundó IKEA, entonces el negocio se expande a todo aquel producto de buena calidad que el pueda comprar barato y comercializar a un precio atractivo para sus clientes. En 1945 Ingvar que ya tiene una clientela muy establecida, da el siguiente paso y comienza a anunciarse en los periódicos locales y crea un catálogo de compras por correo. Su sistema de distribución incluye a la camioneta repartidora de leche de la región, con la que Ingvar lleva sus productos a la estación de trenes cercana. En 1948 llegó a su catálogo el producto que hará dar un giro por completo a IKEA; los muebles. Un grupo de carpinteros de los bosques cercanos a la casa de Kamprad, se vuelven proveedores y el resultado es tan bueno que la línea de muebles crece en productos, pero no fue sino hasta 1953 cuando los clientes de IKEA pudieron finalmente ver y tocar los muebles que la empresa producía. En ese año Kamprad abrió su primera sala de exhibición, la cual surge de la guerra que se dio en el mercado mueblero sueco entre IKEA y su principal competidor. Ambas empresas se enfrentaron viendo quién bajaba más los precios,  lo que en un momento se convirtió en una preocupación acerca de la calidad del producto por parte de los consumidores. Sobra decir que la idea fue un éxito e IKEA salió más que victoriosa.
En 1956 IKEA presionada por la competencia y los proveedores decidió lanzarse al diseño de sus propios muebles y cuando uno de los empleados de empresa quitó las patas de una mesa para poder transportarla en su auto sin ocasionar daños el mismo, de inmediato surgió la idea de embarcar y mandar piezas empacadas de plana, o sea sin aristas o salientes que dañen al producto durante la transportación. En 1958 IKEA abrió su primera tienda. En los sesenta abrió tiendas en Suecia, Noruega y Dinamarca.
Hoy en día tiene tiendas en más de 38 países en todo el mundo y es el mayor vendedor de muebles en todo el mundo. Sus diseños innovadores y de precio accesible son buscados por consumidores de todos los continentes y el éxito de la tienda ha hecho de Ingvar Kamprad uno de los hombres más ricos del mundo. El empresario vive desde hace algunos años en Suiza y es famoso por su estilo frugal de vivir. En una casa sin mayores lujos, él y su esposa son vistos con frecuencia cenando en restaurantes populares, va al mercado y admite ser un poco tacaño. 


Publicado en Empresas y Dinero el 11 de Enero de 2013
Imagen: