martes, 8 de enero de 2013

Perros ferales en el Distrito Federal.



Con la captura de una jauría de perros que al parecer cazó a 4 personas en Iztapalapa queda claro que la mayoría desconocemos un problema de la Ciudad de México.

Armando Enríquez Vázquez

No se trata de ser dramático, ni amarillista, solo se trata de reflexionar. ¿Cuántas veces vemos a gente en la calle con uno, dos , tres y hasta más perros? ¿Cuántas también vemos la irresponsabilidad de los dueños en forma de heces en las banquetas? ¿Cuántos perros callejeros vemos al día en nuestro trajinar? Hay que decir que la mayoría de perros de la ciudad carecen de una calidad de vida conforme a su especie ya sea que tienen que evadir patadas y automóviles o  viven confinados a balcones, departamentos y otros lugares que habitan los dueños.  Muchos de estos animales pierden su encanto o comienzan a significar mucha responsabilidad para sus dueños y entonces nada mejor que soltarlos a la ciudad.
En 2009 la UNAM calculaba que la población de Perros callejeros en nuestra Ciudad ascendía a dos millones y medio de animales, aunque el gobierno de la ciudad admite sólo un millón doscientos mil, a los cuales se suman anualmente unos 128,000 que nacen y el número incierto de los que son abandonados por sus dueños. Anualmente se atiende en la Ciudad a entre 16 y 18 mil personas por mordeduras de perro.
Yo no sé que piensen esos que desfilan por Paseo de la Reforma ridiculizando a sus mascotas con disfraces y clamando por los derechos animales, pero para mí siempre será más importante un niño, que un perro y si al menos un bebe y otras tres personas han muerto por ataques de una jauría, pues las cosas son claras. También sé que las jaurías que atacan seres humanos nos son cotidianas y es más se podría decir que es algo extraordinario. Pero la cantidad de perros callejeros representa  varios otros problemas para la salud de la ciudad. Con el cambio climático y las últimas temporadas de calor de la ciudad pueden presentar focos de rabia, las heces fecales al secarse y pulverizarse representa enfermedades para la población como conjuntivitis, salmonelosis y otros tipos de parásitos, hoy en día el gobierno calcula que unas 182 toneladas de heces fecales de perros callejeros al año, además esta este último que conocemos esta semana, donde se trata ya de atacar a seres humanos, por lo que pienso que es momento iniciar campañas para acabar con los perros callejeros de nuestra Ciudad y no cómo ha pasado a lo largo de nuestra historia ignorar el problema.  Yo sé que me van a saltar al cuello ONGs y locos maníacos que lejos de poder tener relaciones con otros humanos y platicar con ellos, tratan a los animales como lo que no son; Humanos.  Si las leyes en la ciudad tratan de ser más amigables con los animales también deben ser más severas con los irresponsables que los cuidan y crían. Pero también debemos de ser claros, si un animal vaga por la calle sin dueño que lo vista y lo proteja, hay que ponerlo a dormir. Y aquel que, nunca falta alguien así, salga a defenderlo que demuestre la propiedad y se haga responsable del animal. Por otro lado aquel que se le descubra infraganti siendo cruel con un animal o no haciéndose responsable de él, como lo es recogiendo sus heces que se le quite el animal. Yo sé que esto no va hacer la ciudad más segura, ni más habitable, pero al menos va a hacer más limpia para los que la caminamos y hará responsables a los dueños de perros, que de otras maneras claman por los derechos animales que en su mayoría no saben respetar.


Publicado en blureport el 8 de Enero de 2012
Imagen: lifeashuman.com