lunes, 26 de octubre de 2015

Frank Hornby haciendo de los niños ingenieros.



Uno de los juguetes más populares a lo largo del siglo XX surgió de la determinada mente de un contador que logró mucho más de lo que jamás imaginó.

Armando Enríquez Vázquez.

Si algo me queda claro después de leer la historia de Frank Hornby, es el hecho de que era un entusiasta de su creación, no sólo inventó uno de los grandes juguetes más populares de la historia del siglo XX, si no que desarrolló la idea en todos los sentidos posibles. Hornby fue duda una de las grandes mentes en sentido de la mercadotecnia utilizada para que su creación fuera un juguete del cual jamás se tendría el suficiente número de ellos, que el tener más permitiera disfrutar y desarrollar más las capacidades creativas del poseedor y esto le permitió llegar a diferentes países del mundo, así como que su idea fuera pirateada para alegría de los niños de Estados Unidos y España por lo menos.
Frank Hornby nació en Liverpool el 15 de mayo de 1863. Su padre era un mercader y Hornby no parece haber sido un gran estudiante, más bien todo lo contrario. Abandonó la escuela a temprana edad y se puso a trabajar con su padre como cajero, en 1877 se casó con una maestra de escuela con la que tuvo dos hijos y una hija. En 1899, murió su padre y su negocio se cerró. Frank comenzó a trabajar como contador en la empresa importadora de carne propiedad de David Hugh Elliot.
Al llegar casa Hornby se dedicaba a tratar de crear un juguete perfecto para sus hijos, un juguete que los entretuviera y que los retara intelectualmente. Para ellos Hornby cortaba hojas de acero de diferentes formas y los enseñaba a crear diferentes modelos a escala; camiones, puentes y grúas, sin embargo una de las cosas que más interesaba a Horny hacer que las piezas con las que construía los juguetes pudieran utilizarse indistintamente en la construcción de todos esos modelos a escala. Para ello diseñó unas tiras de metal de media pulgada de ancho y con perforaciones a lo largo de la pieza que podían unir dos o más de dichas tiras de metal por medio de tornillos y tuercas.
Este sistema fue patentado en 1901 por Hornby con ayuda y préstamo de Elliot. La patente le fue concedida bajo el nombre de Mejoras en juguetes o artículos educativos para niños y jóvenes. El siguiente paso fue el crear el juguete y darle un nombre. Asociado con Elliot, Hornby se dio a la tarea de buscar la manera de producir el juguete, la primera caja con las piezas del juguete salió a la venta en 1902. El juguete contaba incluso con la recomendación del director de la facultad de ingeniería de la Universidad de Liverpool, Henry Selby Hele-Shaw, a quien Hornby hizo llegar algunas fotografías y ejemplos de los que se podía hacer con el juguete. En un principio el juguete salió a la venta con el nombre de Mechanics Made Easy. Cada caja del juguete contenía 16 piezas diferentes y un instructivo para construir 12 proyectos diferentes. Poco después también comenzaron a venderse piezas por separado para aquellos que querían contar con más pieza que les permitieran construir proyectos de mayor tamaño o crear sus propios diseños. En 1903, se creó el primer concurso de construcciones hechas con Mechanics Made Easy. Las construcciones participantes tenían que ser enviadas de manera física a los jueces del concurso. La popularidad del juguete creció y para 1905 existían ya 5 diferentes cajas, con distintos elementos cada una, a la venta; piezas rectas, ángulos, engranes, tornillos. El chiste de todo esto era que la compra de una de las cajas llevara a los jóvenes a comprar las otras cuatro. Por extraño que suene no fue sino hasta 1906 que la empresa comenzó a mostrar ganancias.




En 1907 Hornby dio el siguiente paso. Registró un nuevo nombre para el juguete que sería con el que hasta la fecha lo conocemos Meccano y con el nuevo nombre hubo la necesidad de crear una empresa que se llamó Meccano Ltd., en la cual Elliot no quiso participar. Ese año también salió a la venta una nueva caja a la que se denominó Kindegarten, el nombre lo decía todo, no sólo contenía menos piezas, si no que estaba dirigida a niños de menor edad. Hasta el momento del surgimiento de Meccano, las cajas de Mechanics Made Easy, eran identificadas por letras, con el nuevo nombre se identificaron por número. En 1909 la caja 6 de Meccano contenía 168 piezas rectas y casi 250 piezas angulares, así como 950 tornillos y tuercas.
En 1912, Meccano Ltd., llegó a Paris y estableció una representación en Francia, mientras que en Alemania Hornby se asoció con la empresa Marklin dedicada a los trenes de juguete y relojes para armar. De esta alianza resultaron algunos relojes que los jóvenes alemanes podían construir y el desarrollo de motores para otros modelos de Meccano, como autos, elevadores y trenes, para ese año ya existían 60 piezas diferentes de Meccano. En 1916, Hornby tuvo la idea de conectar a todos los fanáticos de Meccano a través de una revista. El primer número apareció en septiembre de ese año.
… un millón de jóvenes de todas partes del mundo y todas las edades han comprado y jugado con una caja de Meccano…más jóvenes en el mundo juegan con Meccano que futbol o cricket o cualquier otra afición. He intercambiado correspondencia con tantos jóvenes acerca de Meccano, que he llegado a conocerlos muy bien, he llegado a pensar en cada joven aficionado a Meccano como en un amigo personal…Es una enorme felicidad para mí el poder enviarles un mensaje de buena voluntad a través de la revista de Meccano.
Ese era parte del mensaje que Hornby firmó en la primera revista de Meccano, la cual se publicaría hasta 1972, pero en 1963 Meccano Ltd, dejó de publicarla, los últimos nueve años fue publicada por diferentes impresores y editoriales. Meccano fue tal éxito que en algunos países se robó la idea de Hornby se crearon juguetes piratas con marcas que no respetaban la patente de Hornby. Tal fue el caso en Estados Unidos con Erector Set patentado por Alfred Carlton Gilbert en 1913 y de Metaling en España. Metaling termino negociando con Hornby, mientras que Erector desafió siempre a la firma inglesa hasta que finalmente en 2010 fue comprada por Meccano.
En 1926 y como parte de la celebración del 25 aniversario de la marca, las piezas de Meccano, comenzaron a tener color; Rojo unas y verde otras.
En algún momento Meccano fue la fábrica de juguetes más grande de todo el imperio inglés, Hornby no sólo Inventó el Meccano, en la década de los años treinta Hornby creó Dinky Toys que se dedicó  a hacer modelos a escala de automóviles y camiones, esta marca sería competencia de Matchbox y finalmente comprada por Matchbox al inicio de la década de los noventa.
Frank Hornby murió el 21 de septiembre de 1936 a la edad de 73 años, producto de una condición cardíaca complicada con diabetes, en Lancashire. Tras su muerte se creó una línea de trenes a escala que llevó su apellido, pero con el tiempo la marca fue perdiendo popularidad frente a Lego. La familia Hornby vendió la marca en 1964 a su competencia. Actualmente la marca pertenece al emporio canadiense Spin Master.
En Mayo de 2013, al celebrarse los 150 años del nacimiento de Frank Hornby, Google le dedicó uno de sus famosos Doodles.

publicado en thepoint.com.mx el 19 de octubre de 2015
imagen: en.wikipedia.org
               johntaylors.com