sábado, 17 de octubre de 2015

El Bronco y los medios de Nuevo León.



- ¿Se dan cuenta de que no vinieron las televisoras? – comentó el gobernador de Nuevo León al momento de clausurar la Casa de Gobierno. 

Armando Enríquez Vázquez

La llegada del Bronco a la gubernatura promete descubrir no sólo la cloaca en la que el gobierno de Medina, si no darnos una idea más clara de lo que todos sospechamos en materia de corrupción gubernamental.
Por lo pronto además de haber clausurado la Casa de Gobierno del Estado por la que el anterior mandatario, Rodrigo Medina del Partido Revolucionario Institucional, pagaba una renta de $400,000.00 mensuales, El Bronco denunció el gasto de ocho mil millones de pesos que realizo el gobierno de Medina en canales de televisión.
El principal beneficiado por el ex gobernador Medina parace haber sido el grupo Multimedios, dueños del diario Milenio de circulación Nacional donde trabajan algunos de los soldados del PRI más visibles como son Joaquín López Doriga y Ciro Gómez Leyva. Este Grupo de comunicaciones  desde la campaña se encargó de bloquear y atacar al entonces candidato independiente a la gubernatura del Estado de Nuevo León y favorecer los de la candidata del PRI. 
No cabe duda que lo que hizo a lo largo de seis años Rodrigo Medina en uno de los principales estados de nuestro país es un verdadero asalto en despoblado. Un saqueo a costa de los neoloneses, pero no es el único es el que ha quedado al descubierto por la forma en que su partido perdió la gubernatura, pero lo que los hermanos Moreira han hecho en Coahuila, y los gobernadores César y Javier Duarte de Chihuahua y Veracruz respectivamente no son más que la forma en el PRI entiende el ejercicio del poder, como sinónimo de enriquecimiento.
Pero lo importante en la revelaciones de El Bronco en cuanto a los gastos del Rodrigo Medina en cuestiones de medios no es sino el reflejo de como desde hace muchos años el PRI paga las notas a su favor, con dinero y otro beneficios para los concesionarios de medios. Luis Echeverría regaló los canales 4 y 5 a Emilio Azcárraga Milmo y hoy el presidente Peña Nieto quien en más de una ocasión se ha sugerido y demostrado se creó en los foros y oficinas de la empresa televisiva, ya le regaló a Televisa la Procuraduría General de la Nación para cubrir los delitos en los que la empresa se vea envuelta, también regaló un equipo de futbol propiedad de un grupo empresarial sospechoso de ciertos negocios ilegales, sin averiguación alguna, al Grupo Ángeles dueños de Imagen Comunicaciones ganadora de la licitación de una de las dos cadenas nacionales de televisión abierta. Además de actuar en contra de la principal competencia de Televisa, o sea Telmex. De hecho los comerciales de la reformas estructurales parecieran ser propaganda de cómo el gobierno ha golpeado únicamente a Telmex en materia de telecomunicaciones, como ejemplo baste decir que el IFT, es incapaz de declarar la preponderancia de Televisa en televisión de paga cuando para todos es más que obvia.
Si un gobierno estatal puede gastar ocho mil millones de pesos en las televisoras, cuanto gasta el gobierno federal. Ocho mil millones de pesos se pudieron invertir en infraestructura, educación, salud cultura, fomento a la ciencia y de la investigación. Incluso ya quisieran los sistemas de televisión del gobierno federal; Canal Once, 22 o el mismo SPR contar con  un presupuesto similar para llevar a cabo su producción.
Ocho mil millones que son la firma de la relación perversa que los medios de comunicación, en especial las televisoras han establecido con los poderes de la nación que parecen ignorar lo que son. La misma fuerza del estado que silencia a periodistas críticos y opositores a lo largo y ancho del país parece incapaz de actuar en contra de la prepotencia del área de noticias de Televisa envuelta en escándalos de narcotráfico en Centroamérica o de abuso como el caso del ex delegado priísta de Cuajimalpa que al lado de un dizque periodista de Televisa extorsionaba y amenazaba a otros periodistas, entre otros que han sido documentados por diferentes medios de prensa.
Sí el gobierno de un estado gasta esas cantidades en medios, ¿Cuánto gasta el gobierno federal para promover la imagen del presidente? ¿Cuánto ha gastado el gobierno del Estado de Chiapas que durante tres años pago espacios en los medios nacionales para promover a Manuel Velasco un gobernador corrupto, priísta disfrazado de Verde y además que tanto daño le ha hecho a Chiapas? Sin embargo la imagen de ambos no es buena y difícilmente lo será si el impulso es a la propaganda y no al bienestar de los mexicanos.
Hoy el poder de las televisoras no sólo está en la presión que hacen sobre los políticos, que se convierte en un círculo vicioso y contubernio al buscar los políticos una mejor imagen o una palabra en su favor a cambio de dádivas. Tanto Azteca como Televisa cuentan con representantes de su empresas en la cámara de diputados y senadores, desde operadores muy cercanos a los dueños de las televisoras como Ninfa Salinas o Javier Lozano, hasta burdos personajes populares que con su presencia denigran la muy poca seriedad y el nulo prestigio del Congreso de la Unión como Carmen Salinas.
Desde la sociedad civil debemos exigir la transparencia del manejo de fondos de los gobiernos y en especial en eso que se conoce coloquialmente como chayotes entre los reporteros, pero que sin duda es perfectamente explotado también por los dueños y directivos de los medios de comunicación. La expulsión de los órganos de legislación, justicia y gobierno de jugadores con claras relaciones con los medios.
Entre dueños de los medios, directivos, lectores de noticias y reporteros, los gobiernos desembolsan desde dádivas hasta jugosos contratos a empresas filiales, que solo adoquinan el camino de la corrupción que permite causas fraudulentas disfrazadas de altruismo como el Teletón, donde a pesar de que es la ciudadanía la que aporta el dinero en el esquema de fraude es Televisa a la que se le exime de pagar impuestos.
El gasto en medios de comunicación en teoría no existe, pues la propaganda de los gobiernos utiliza tiempos oficiales, sin embargo el despilfarro en los medios y la vanidad de los gobernantes parece no tener límites para deleite de los empresarios de los medios. Los funcionarios, dependencias y organismos del gobierno siguen abonando en las cuentas de estos mercachifles que ya suficiente dinero hacen con las concesiones que les fueron otorgadas por la nación sin retribuirle nada al país.
- ¿Se dan cuenta de que no vinieron las televisoras? – comentó el gobernador de Nuevo León al momento de clausurar la Casa de Gobierno. ¿Qué esperaba que lo cubrieran de a gratis quienes están acostumbrados a medrar con el ego de los funcionarios públicos?
Espero que El Bronco continúe así y no sólo denuncie este tipo de actos de corrupción que son promovidos desde el poder mismo, si no que actúe en consecuencia y pronto veamos de ser necesario en la cárcel a funcionarios y empresarios que actúan traidoramente en contra de México.   

publicado el 13 de octubre de 2015 en blureport.com.mx
imagen: DeathtoStock