martes, 20 de octubre de 2015

Hashtag: ¡Qué tontería!



La actual publicidad radiofónica de Steren no solo es mala, mal dirigida y tonta, lo peor es que hace ver muy mal a la tienda.
Armando Enríquez Vázquez.
En la última semana al escuchar el radio por la mañana, los espacios publicitarios además de recordarme que la Cámara de Senadores es la casa de los mexicanos, qué el suburbano es el transporte más maravilloso del planeta tierra, incluido el Estado de México y que el chikungunya además de una enfermedad, es también uno de los peores regetones pero una de las formas más efectivas de llamar la atención sobre el mal que ha encontrado la Secretaria de Salud, me hacen enfurecer ante la insultante simpleza de una serie de comerciales de la marca Steren.
La estructura de estos comerciales es muy similar en todos, un par de personajes tienen un dialogo en el que no sabemos que intentan destacar si las nimiedades que afectan su vida o el hecho de que acaban de descubrir una nueva palabra sin saber bien a bien su verdadero propósito y esa palabra es hashtag. Lo que si no logran comunicar a través de 20 o 30 segundos en los que pretenden ser graciosos es que Steren es una tienda donde el consumidor puede encontrar soluciones tecnológicas baratas y de casi todos tipos.
Es claro que la agencia encargada de la publicidad de Steren, carece de una idea de lo que es el radio, de las posibilidades y bondades del medio que tantas oportunidades podrían presentar para un cliente como el que tienen. Se limitan a carrerear los diálogos, para que la perorata quepa de manera perfecta en el marco que el puñado de segundos les da y sin embargo, poco o nada me queda de la marca a excepción de la próxima vez cambiar rápido la estación con tal de no escuchar tanta gansada.
Pero como siempre en la publicidad la responsabilidad de una mala o buena publicidad no es únicamente de la agencia, del copy o del director creativo, los miembros de la empresa encargados en aprobar las campañas y establecer las estrategias de las mismas son de igual o mayor forma responsables de lo que se hace llegar al consumidor y de cómo su marca es percibida por el mismo.
Una campaña como la de Steren difícilmente es bien percibida por los clientes y al contrario, va en detrimento de la marca frente a potenciales consumidores que sin pensarlo voltearan a ver a otros establecimientos similares que hagan o no publicidad sobre su marca. Steren es una marca boba a partir de estos comerciales, una marca de palabras huecas y domingueras lanzadas a lo largo de un texto sin ton, ni son.
Lo preocupante de un publicista o gerente de marca del siglo XXI es que sean tan ignorantes de las redes sociales que la banalicen. El copy o creativo que escribió estos textos demuestra su nulo conocimiento del uso del hashtag, para él todo oración que demuestre acción se convierte en un hashtag, como miles de radio escuchas de cierta edad esta persona desconoce lo que es realmente un hashtag.  Lo que es peor es que el encargado de la marca y de la publicidad de Steren es más ignorante del tema que el publicista y por lo tanto permite algo que parece un chiste malo y largo de un borracho en una reunión a punto de concluir, en lugar de crear un mensaje acertivo sobre su marca.
Hace algún tiempo si mal no recuerdo Steren tenía una campaña de radio también donde se hablaba de algún problema sin relación con la electrónica que Steren no podía resolver, con el mismo humorismo ramplón por lo menos quedaba claro que es Steren y cuáles son sus competencias. Cosa que resulta totalmente fallida en su nueva campañas de hashtags.

Steren es una empresa fundada en 1956 en la Ciudad de México y tiene una gran trayectoria para tener que recurrir a una publicidad tan burda.

publicado en the point.com.mx el 12 de octubre de 2015.
imagen. steren.com.mx