domingo, 11 de octubre de 2015

Los Cuervos de Baltimore un ave de un plumaje muy especial.



Tras la repentina desaparición de los Potros de la ciudad de Baltimore habrían de pasar doce años para que la ciudad tuviera un nuevo equipo de la NFL, envuelto en la misma controversia con la que la ciudad perdió a los Potros.
Armando Enríquez Vázquez.
La mañana del 29 de marzo de 1984, la ciudad de Baltimore se despertó para descubrir que no tenía ya equipo de futbol americano profesional en la NFL. Los Potros habían vaciado el estadio y se habían trasladado a la Ciudad de Indianápolis. Robert Irsay, dueño de la franquicia se había llevado no sólo al equipo a Indianápolis, sino el nombre del equipo y todos los derechos asociados con él. Quince camiones ocupados de la mudanza y la protección de las autoridades del estado de Indiana borraron en unas horas la historia del futbol americano en la ciudad de Baltimore.
A lo largo de los siguientes doce años la Ciudad de Baltimore, que había acogido a leyendas de la NFL como el mismo Johnny Unitas se encontró sin equipo de futbol americano. En 1995 se anunciaron dos equipos de expansión para la NFL, Baltimore tenía esperanzas que rápidamente fueron borradas al saberse  por voz de Paul Tagliabue comisionado de la NFL que las franquicias de la NFl había sido otorgadas a ciudades menores en tamaño y audiencias a Baltimore: Charlotte en Carolina del Norte y Jacksonville en Florida. No parecía existir esperanza para los aficionados de Baltimore. A pesar del desprecio del comisionado que declaró en su momento que la ciudad podía abrir otro museo con el dinero que pensaba destinar a la franquicia, algunos operadores del gobierno de la ciudad comenzaron a buscar la forma de atraer a Baltimore a alguna de las franquicias existentes de la liga.
Su principal objetivo fue Art Modell, dueño de los Browns de Cleveland que llevaba un par de años quejándose la situación económica del equipo y de la falta de apoyo por parte de las autoridades de la ciudad para hacer mejoras en el estadio de los Browns. El 6 de noviembre de 1995 Art Modell anunció que los Brown serían trasladados a la ciudad de Baltimore. La declaración de Modell no sólo enfureció a los habitantes de Cleveland que se preparaban a votar en un referéndum el aumento de impuestos para remodelar el estadio de Cleveland, si no que los llevo a tomar acciones legales en contra de las decisiones del dueño, la más importante de ellas fue que Modell, se podía llevar la franquicia de la ciudad, pero no el nombre del equipo. Los logros y records de los Brown permanecerían en la ciudad y donde fuera que el equipo de Modell jugará lo haría desde cero. Sin una historia que los respaldara, Modell realizó focus groups, encuestas telefónicas y 100 nombres para iniciar la elección terminó siendo el de cuervos en clara referencia a uno de los más notables habitantes de Baltimore; Edgar Allan Poe y su poema  El cuervo.
El comisionado acordó con las autoridades de Cleveland darles su lugar de nuevo en la NFL, después de tres años. A lo largo de esos años Cleveland se quedó sin equipo en la NFL. Sólo el nombre, las historias y las marcas individuales les quedaban a los aficionados para recordar a su equipo que transformado jugaba en Baltimore.
El logo que el equipo portó en el casco de 1996 a 1998 con un cuervo con las alas abiertas que mostraba un escudo con la letra B, fue objeto de una demanda por parte de un trabajador de seguridad y artista gráfico que demandó a los Cuervos por plagio. Tras un arrglo de tres dolarés y el reconocimiento por parte de una corte de la propiedad del diseño por particular, Modell hizo una consulta entre los aficionados quedando al final el perfil del cuervo con la letra B integrada.
Los Cuervos ganaron su primer encuentro en 1996 a los Raiders de Oakland pero terminaron la temporada con un record perdedor. Su entrenador era Ted Marchibroda ex jugador de los Potros de Baltimore. Sólo cuatro temporadas después, en el año 2000, y bajo la dirección técnica de Brian Bilick, los Cuervos lograron jugar y ganaron su primer Superbowl al vencer a los Gigantes de Nueva York por marcador de 34 a 7. El jugador más valioso del encuentro fue el linebacker de los Cuervos Ray Lewis.
En 2004, La NFL obligó a Modell a vender la franquicia por sus pobres resultados económicos y antes de que el dueño pudiera pensar en volver a mover al equipo de ciudad.  
Art Modell murió a la edad de 87 años el 6 de septiembre de 2012, a lo largo de esa temporada los Cuervos jugaron con un parche en el uniforme con el nombre del empresario y le dedicaron la temporada. Los Cuervos llegaron ese año por segunda ocasión al Superbowl. Por primera vez el juego por el campeonato de la NFL, enfrentó a dos hermanos como entrenadores generales de los equipos a enfrentarse. John Harbaugh entrenador de los Cuervos y JIm Harbaugh que era el entrenador de los 49ers de San Francisco.  En esta ocasión el jugador más valioso del Superbowl fue Joe Flacco quarterback del equipo y el encuentro marcó el final de la carrera de Ray Lewis quien a principios de la temporada anunció que ese sería su último año como profesional. En el Superbowl XLVII los Cuervos derrotaron a los 49ers de San Francisco por marcador de 34-31.
A pesar de ser una joven franquicia los Cuervos cuenta con seis miembros de la organización que son parte del Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional, de estos cuatro son jugadores que en su  momento vistieron el jersey de los cuervos: Rod Woodson, Shanon Sharpe, Dion Sanders y Jonathan Ogden. Los otros dos Mike Singletary y Ozzie Newsome fueron grandes jugadores en su momento pero trabajaron como entrenador, en el caso de Singletary y en la administración Newsome con los Cuervos.
Las grandes rivalidades de los Cuervos se dan al interior de su propia división, la norte de la conferencia americana, donde los Acereros de Pittsburgh se han vuelto el rival a vencer todas las temporadas y donde se encuentran los Brown de Cleveland, que no olvidan, ni perdonan el origen de la franquicia de Baltimore.

Claro que los Cuervos deberían agradecerles a los aficionados y autoridades de Cleveland el haberlos despojado del nombre, de los colores del uniforme y de las marcas del equipo, de lo contrario tal vez el mal fario los seguiría y nunca hubieran llegado a un Superbowl como es el caso de los Brown.

imagen: en.wikipedia.org