domingo, 4 de octubre de 2015

Un año después.



A lo largo de doce meses hemos visto verdades históricas destruidas en minutos por minuciosas investigaciones de extranjeros que hablan de manera más clara que los políticos funcionarios que tratan de salvar a los involucrados y ocultar los hechos.

Armando Enríquez Vázquez.

Pasaron los primeros doce meses tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, a lo largo de este tiempo hemos visto una investigación mal llevada, informes sesgados, una pésima actuación de las autoridades locales y federales. Hemos visto como los buhoneros de la información han hecho del tema uno que vende revistas y periódicos; desde los detractores del gobierno que piensan que el tema se limita a 43 desaparecidos en un país donde a diario desaparecen ciudadanos, hasta los lambiscones del sistema que han pasado de usar la teoría del vandalismo, a la del PRD culpable, a la del tráfico de drogas, aumentando el amarillismo de sus notas y reportajes, a cual más insensible. Medios y periodistas vendidos a un gobierno que les da canonjías a partir de que se traicionen como informadores.
A lo largo de doce meses hemos visto verdades históricas destruidas en minutos por minuciosas investigaciones de extranjeros que hablan de manera más clara que los políticos funcionarios que tratan de salvar a los involucrados y ocultar los hechos.
El sábado, mientras, de acuerdo con los números del GDF, 18 mil personas se manifestaron en la Ciudad de México y otros miles en Guerrero, Chihuahua, Hidalgo, Sinaloa, Veracruz, Aguascalientes, Oaxaca y Michoacán en contingentes de diversos tamaños, el presidente Enrique Peña Nieto sordo y ajeno a México escuchaba esos aplausos que tanto lo complacen en la Asamblea General de la ONU, primero y después, el presidente intervino en la Cumbre de Igualdad de Género y Empoderamiento de las mujeres: un compromiso para la acción. Sin importarle el número de feminicidios que se comenten en nuestro país y en especial en el Estado de México que él gobernó.
El presidente sólo tiene oídos para lo que quiere escuchar y desgraciadamente lo mismo sucede con los padres de los normalistas y sus representantes en los medios y legales. La creación de una fiscalía especial es sólo atole con el dedo, para retrasar de una manera burocrática algo que ya podemos imaginar.  La aprobación por parte del congreso de la Unión de las demandas de los padres es otra forma de darles el avión  y sólo el Senado se opuso a un punto que podía comprometer a los partidos y que tenía que ver con el relanzamiento de la investigación con la supervisión de grupos internacionales, lo de los extranjeros lo borró el senado, no vaya a ser que descubran lo que los partidos no quieren que sepamos.
Pero lo que hará muy difícil llegar a un final que convenza a los dos grupos. Ambos grupos, padres y gobierno han polarizado su posición y pareciera que ninguno esta dispuesto a ceder a diferentes puntos de visa que no sean los propios.
Después de un año en el que 43 de los miles de desaparecidos en nuestro país tienen rostro, familia y una historia que a todos ha impactado, las preguntas esenciales parecen no estar en la agenda de nadie.
¿Por qué después de un año no sabemos nada de las declaraciones del Alcalde José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa? ¿Cómo es posible que las facciones partidistas del PRI y el PRD discutan de quien fue culpa cuando todo señala a responsabilidades tanto locales, como estatales y federales? ¿Si el gobierno federal no tuviera que ver en el asunto entonces porque se han encargado de ensuciar y entorpecer la investigación? ¿Cuándo finalmente veremos que la manipulación de una investigación pone a los responsables tras las rejas? ¿Acaso Murillo Karam no merece ser investigado de manera judicial por la irresponsabilidad de sus actos y declaraciones? ¿No es ahora cuando Arely Gómez debe demostrar su compromiso con la verdad y no con el presidente y el grupo Televisa? ¿Cuándo la muerte de los 43 jóvenes será calificada como lo que fue un crimen protegido por el estado?
Nos debe queda claro que sí se trata de asunto de partidos políticos y sus nexos con el crimen organizado. Nexos que miembros de los principales partidos políticos tienen y manejan con impunidad para satisfacer su ambición y que los lleva nos sólo a hacer negocios sino a ser parte activa del crimen organizado en nuestro país. Miembros del PRI, PAN, PRD PVEM y Morena tienen mucha cola que les pisen y muchas explicaciones que dar a los ciudadanos, desgraciadamente estamos hablando de las fuerzas políticas que controlan los poderes ejecutivo, legislativo y judicial del país, tanto a nivel federal como estatal. En pocas palabras estamos inmersos en un círculo vicioso del que es difícil salir porque como vimos la semana pasada el discurso demagógico y patético de los miembros de estos partidos en el congreso de la Unión se limita a acusaciones en contra de todos los demás pero carece de la autocrítica tan necesaria para tener políticos y estadistas que puedan realmente hacer avanzar a este país.
De acuerdo con una investigación de Animal Político y reproducida por el portal Insight Crime, en México las autoridades, sobre todo las estatales, manipulan y maquillan las cifras del crimen a conveniencia y coludidos con las autoridades federales responsables. La misma impunidad con la que aparentemente el matrimonio Abarca, miembros del PRD y del crimen organizado, desaparecieron no sólo a los estudiantes, ya que hay otras seis investigaciones por desaparición en las que al parecer están involucrados el alcalde y su esposa, la encontramos en el hijo del ex gobernador priísta de Michoacán Fausto Vallejo, Rodrigo Vallejo quien sin problema alguno se entrevistaba con Servando Gómez La Tuta.
Un año después nos siguen faltando los 43, nos sigue faltando la verdad sobre lo que pasó con los jóvenes, pero en realidad a ningún político, ni partido político parece interesarle la verdad. A la gran mayoría de los periodistas tampoco, porque el asunto parece limitarse a portadas que vendan.  Aun año la sociedad civil no sólo se unió al clamor de los padres, si no la necesidad de que en nuestro país exista un verdadero estado de derecho.

publicado por blureport.com.mx el 28 de septiembre de 2015