lunes, 19 de octubre de 2015

Eartha Kitt cantante de Jazz, activista y Gatúbela.




De un campo de recolección de algodón a la Casa Blanca, Eartha hablaba cuatro idiomas y cantaba en siete.
Armando Enríquez Vázquez.
En 1968, en plena guerra de Vietnam, la primera dama de Estados Unidos Lady Bird Johnson organizó en la residencia presidencial un almuerzo para hablar sobre la delincuencia juvenil, con la que Eartha Kitt, una popular y muy famosa cantante y actriz negra, estaba comprometida a través de una asociación que fundó para ayudar  jóvenes indigentes, al ser cuestionada por la esposa del presidente Johnson acerca de la guerra, la actriz y cantante contestó:
- Están enviando a lo mejor del país a que los maten o los dejen tullidos. No es de sorprender por qué los jóvenes se revelan y fuman hierba.
Se dice que la respuesta seca y contundente hizo llorar a la primera dama y a partir de ese momento Eartha fue vigilada por la CIA que abrió un expediente en la mujer y la calificó como una ninfomaníaca sádica cuya libertina conducta era la comidilla de Paris. Obligada al exilio por su comentario Eartha tardó diez años en regresar a Estados Unidos y volver a ser un éxito. En 1978, el presidente Jimmy Carter la invitó a la Casa Blanca de nuevo.
Dieciocho años antes del incidente con la primera dama, Eartha trabajó bajo la dirección de Orson Welles, con quién se dice que sostuvo un romance, cosa que ella negó en los últimos años de su vida. El gran director de cine y teatro alguna vez se refirió a Eartha como La mujer más fascinante del  mundo.
Eartha nació el 17 de enero de 1927, en una comunidad de Carolina del Sur llamada North. Eartha vio la luz en medio de un sistema esclavista que se disfrazaba de libertad y democracia del que formó parte en su primera infancia, su madre una mujer con sangre negra y cherokee la abandonó desde su nacimiento y su padre supuestamente fue un hombre blanco sobre cuya identidad se ha especulado si se trataba de un rico terrateniente que cobró la pernada con la trabajadora negra o de un granjero de la región. Eartha no sólo fue discriminada por los blancos, también lo fue por los negros quienes la acusaban de ser demasiado blanca.



Lo cierto es que durante los primeros años de vida Eartha fue víctima de violencia familiar también, y a los ocho años fue enviada a Nueva York para que una tía se hiciera cargo de ella. Eartha siempre pensó que esta mujer era su verdadera madre. Lo cierto es que el maltrato continuó y Eartha en más de una ocasión huyó de casa o decidió pasar las noches en las calles o en edificios abandonados de la ciudad. Por aquellos años descubrió a diferentes cantantes de Jazz y tomó algunas lecciones de piano.
- En esencia soy una sofisticada pizcadora de algodón.- declaró en alguna ocasión.
En 1984 Eartha viajó a Sudáfrica, por lo que fue criticada en Estados Unidos por los sectores negros de la población y liberales blancos, por viajar al país que mantenía a Mandela en la cárcel. Kitt respondió de manera sencilla y directa, su viaje ayudaba a la integración de las diferentes razas.
En 1945 una amiga la llevó a una audición con la Compañía de Katherine Dunham, una bailarina negra, Kitt obtuvo su primer trabajo en el mundo del espectáculo y viajó con la compañía a Londres y más tarde a Paris donde Orson Welles la descubrió e invito a formar parte de sus obra Times Run, basada en la leyenda de Fausto, donde Eartha se encargó de interpretar a Helena de Troya.
Eartha tuvo muchos éxitos musicales a lo largo de su vida y su voz sensual la hizo una de las favoritas. I Want to be Evil, C’est si bon, Monotonous, Let’s Do It y Santa baby son algunos de sus grandes éxitos.



En 1960 se casó con un empresario de nombre John William McDonald de quien se divorció cinco años después y con quién tuvo a su única hija, Kitt McDonald.
En 1967 se integró a la producción de la temporada final de Batman, estelarizada por Adam West y sustituyó a Julie Newmar en el papel de Gatúbela.   
Tras su regreso del exilio obligado por el presidente Johnson y las agencias de seguridad del gobierno norteamericano, Eartha Kitt volvió a triunfar en su país. Su trabajo la hizo obtener nominaciones a los premios Tony, el equivalente del Oscar en el Teatro, Emmys y Grammys.

En la parte final de su vida participó en películas y programas de televisión prestando su voz a diferentes personajes. Eartha Kitt murió de cáncer el 25 de diciembre de 2008 tenía 81 años de edad. 

publicado en mamaejecutiva.net el 12 de octubre de 2015
imagenes:earthakitt.xnet.co 
                 nypl.org